Actualidad Acuicultura Opinión Piscicultura Venezuela

UNA RUTA ACUÍCOLA PARA VENEZUELA V: Concesiones marino Costeras


El tercer Proyecto Estratégico incluido en nuestra propuesta de Plan Nacional de Acuicultura, incluye las actividades de fomento a las actividades de maricultivo comercial en las costas venezolanas, mediante la figura de Concesiones Marino Costeras debidamente tipificadas y reguladas, con tecnologías y especies de bajo impacto ecológico según los estándares regulatorios existentes a nivel mundial.

Macroalgas, peces, crustáceos, moluscos, equinodermos, entre otros, poseen elevado potencial acuícola y elevada demanda nacional o internacional, tanto para consumo humano, o como materia prima para la industria.


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com

Desde hace ya más de 40 años, el ecólogo marino Ramón Margalef, hacía reflexiones sobre el tema de los océanos como fuente de aprovisionamiento de alimentos para la población, ya que la mayor parte de las zonas de pesca del planeta se encontraban en el límite de su aprovechamiento máximo, sobreexplotados o en franco deterioro.

Entre, otras alternativas, avizoraba Margalef, la posibilidad de desarrollar el cultivo de diferentes especies marinas de importancia alimentaria y comercial, utilizando diferentes sistemas, (corrales, jaulas flotantes, sistemas suspendidos, etc.) y aprovechar al máximo la biomasa que se genera en las zonas de surgencia en diferentes océanos del planeta.

Venezuela no escapa a esta realidad y potencialidad, ya que además de una rica fauna marina, posee una de las zonas de surgencia costera más conocidas del mundo en sus costas orientales, ventaja que le brinda la oportunidad de desarrollar una industria acuícola de importancia comercial a la par de las mejores del mundo.

A tales efectos propusimos:

  1. Reactivar la figura de Concesión acuícola, reglamentándola adecuadamente.
  2. Inventariar las zonas de elevado potencial para su implementación.
  3. Pre Evaluación ambiental previa y conjunta entre el MiNPESCA  – INEA – MINEC.
  4. Pre establecer la modalidad para otorgar dichas Concesiones.
  5. Definir tipo de instalaciones a permitir por zona (jaulas, parques, etc.).
  6. La incorporación de un adecuado % de personal venezolano.
  7. La obligatoriedad de contar con un Biólogo Piscicultor Regente venezolano.

Una posible figura a implementar propuesta, es la creación de las Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (Abraes Acuícolas) para el desarrollo de este tipo de actividades en la franja marino costera nacional, todo ello acompañado de una categorización de las distintas especies a permitir en cada uno de estos Abraes, según su potencial acuícola, clasificándolas como especie permitida, especie no permitida, especie sujeta a evaluación y especie de permiso excepcional.

Una especie permitida, sería toda especie nativa, cuyo cultivo a escala comercial se haya demostrado satisfactoriamente a nivel nacional y/o internacional.

Una especie no permitida será aquella especie exótica, cuyo cultivo a escala comercial no se haya demostrado satisfactoriamente.

Una especie sujeta a evaluación, sería aquella especie nativa, cuyo cultivo a escala comercial no se haya demostrado satisfactoriamente a nivel nacional y/o internacional.

Y una especie de permiso excepcional, sería aquella especie exótica, cuyo cultivo a escala comercial se ha demostrado satisfactoriamente a nivel internacional, y se considere de elevada potencialidad alimentaria o económica para el desarrollo del país por parte de MinPesca.

Ejemplo es este ultimo grupo, podría citarse a los cultivos de especies de moluscos como C. gigas a partir de semillas triploides que, aunque logran crecer y desarrollarse en ambientes de elevada productividad, no se reproducen, evitando así su posible diseminación en el medio ambiente.

Así, según nuestra propuesta, sólo será favorable la evaluación de estas últimas especies (excepcionales), si se considera que éstas no generarán una dispersión incontrolable, una alteración significativa de los ecosistemas y hábitat naturales. depredación exagerada sobre otras especies nativas, transmisión de enfermedades y/o hibridación con las especies nativas.

Toda esta clasificación aplicaría para el cultivo de Macroalgas, Peces, moluscos, crustáceos, equinodermos, etc., por solo nombrar las más conspicuas entre las especies con mayor potencial.

Como es de suponer, toda actividad acuícola a desarrollarse bajo esta figura, deberá garantizar el mínimo efecto sobre el ambiente, los ecosistemas y los recursos naturales renovables presentes en ellos.

Así, según el artículo 44 de nuestra propuesta de Ley, los espacios zonificados como Abraes Acuícolas, contarían con un permiso ambiental general a favor del Ministerio de Pesca y Acuicultura, en el cual se detallará la caracterización inicial de cada uno de ellos con relación a los parámetros a utilizarse como indicadores de efecto de la actividad sobre el medio ambiente, basándonos en la metodología utilizada por la Unión Mundial para La Naturaleza (UICN) y avalada por el antiguo Ministerio del Ambiente, al evaluar el grado de afectación de los humedales, y con la cual se evidenciará, si el desarrollo propuesto es de nula, baja, media o alta afectación.

  • Si el desarrollo propuesto evidencia una nula afectación, se autorizará su desarrollo.
  • Si el desarrollo propuesto evidencia una baja afectación, se establecerán las medidas preventivas a tomar, y se autorizará el desarrollo.
  • Si el desarrollo propuesto evidencia una media afectación, se exigirán las medidas preventivas y correctivas a implementarse antes y después de iniciado el desarrollo, y se autorizará condicionado a tales medidas.
  • Si el desarrollo propuesto evidencia una alta afectación, se negará la autorización solicitada.

Sin embargo, toda actividad acuícola que directa o indirectamente afecte a más de diez hectáreas (10 Has) de superficie, requerirá para su aprobación del correspondiente estudio de impacto ambiental aprobado bajo directrices del órgano competente en materia del ambiente, cuyo contenido y alcance se establecerá de mutuo acuerdo entre el Ministerio de Pesca y Acuicultura y el Ministerio con competencia en ambiente, bajo coordinación del primero de los citados.

Finalmente, las autoridades competentes fiscalizarían el cumplimiento y control del respeto ambiental de los concesionarios, conforme al referido instructivo y las demás normas, reglamentos y leyes aplicables.

A efectos de su implementación, Minpesca pudiera procurar, conjuntamente con las diferentes Corporaciones de Desarrollo Regional y Gobernaciones de Estado, todos los recursos requeridos para el fomento de actividades acuícolas productivas con estas especies, de acuerdo a las estrategias propuestas para el desarrollo de cada estado o región, la consolidación de la actividad, y los Principios Rectores que rigen el Plan propuesto.

No menos de 100.00 toneladas /año de biomasa pesquera podrían fácilmente generarse con la implementación de esta estrategia a escala nacional.

Una propuesta para la reglamentación de este tipo de concesiones, elaborada en base a experiencias exitosas ya desarrolladas en otros piases latinoamericanos, se encuentra ya desarrollada y a la orden de las instancias interesadas.

Pueden contar con nuestra ayuda….


Germán Robaina G. es colaborador destacado de Mundo Agropecuario

Este trabajo fue enviado por el autor o autores para Mundo Agropecuario, en caso que se desee reproducir le agradecemos se destaque el nombre del autor o autores y el de Mundo Agropecuario, redireccionando hacia el artículo original

Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *