Agricultura Colombia Cultivos y Semillas

Uso eficiente de nutrientes aumentaría rendimientos de ají


Con la precisión de las dosis de nutrientes requeridas respecto a nitrógeno, fósforo y potasio para las líneas élites de ají habanero (Capsicum chinense) y tabasco (Capsicum frutescens) provenientes de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira, se busca promover un uso racional de los fertilizantes, con lo cual aumenta la rentabilidad y se reduce el impacto ambiental.



El propósito del estudio fue “identificar la eficiencia agronómica en los cultivos (cuánto se produce por cada kilo de nutriente aplicado) y los niveles de recuperación del fertilizante (qué tanto fertilizante es absorbido por el cultivo)”, explica María del Pilar Romero Lozada, magíster en Ciencias Agrarias, quien adelantó su investigación en la UNAL Sede Palmira con la orientación de los docentes Juan Carlos Menjivar Flores y Yina Jazbleidi Puentes Páramo.

Para el estudio se evaluaron cuatro tipos de tratamiento con cuatro repeticiones cada uno, para un total de 16 unidades experimentales. Cada una de las parcelas evaluadas medía 5,2 m de ancho por 9 m de largo, y contaba con una densidad de 12.820 plantas por hectárea.

En el primer tratamiento no se aplicaron fertilizantes o nutrientes a los cultivos, para utilizarlo como referente “testigo” en las comparaciones; en el segundo se aplicó el tratamiento regular que se venía adelantando en el Centro Experimental de la UNAL Sede Palmira: 150 kilos de nitrógeno, 100 de fósforo y 300 de potasio; en el tercero se incrementó en un 50 % esta dosis y en el cuarto se aumentó en un 100 %; esta última fue la que alcanzó mejores resultados de rendimiento.

Para el ají habanero, la eficiencia agronómica del nitrógeno (N) fue mayor en el tratamiento 3, con un aumento en el rendimiento de 44,14 kg por cada kilogramo de N aplicado. En el ají tabasco el mejor tratamiento fue el 4, con un incremento de 17,70 kg por cada kilo de N.

En el fósforo (P), el mejor tratamiento para ají habanero fue el 3, que tuvo un incremento de 66,21 kg de fruto por cada kilo de P aplicado. Para tabasco, la mayor eficiencia agronómica la tuvo el tratamiento 4, que presentó 26,50 kg de fruto por kilo de P.

Finalmente, el rendimiento de ají habanero en el tratamiento 3 se incrementó en 22,07 kg por cada kilogramo de potasio (K) aplicado, mientras que en ají tabasco la mayor eficiencia agronómica fue en el tratamiento 4, que alcanzó 8,83 kg por kilo de K aplicado.

Recuperación de fertilizante

Con respecto a la habilidad de cada tipo de ají para absorber el fertilizante aplicado en relación con los nutrientes de nitrógeno, fósforo y potasio, los resultados para ají tabasco muestran que del 100 % de nitrógeno aplicado en el tratamiento 4 se recupera el 46,18 % con pérdida del 66,14 %, mientras que en ají habanero, en los tres tratamientos con fertilizante, la eficiencia de recuperación fue superior al 100 %.

En el caso del fósforo aplicado al ají habanero, en los tres tratamientos la eficiencia de recuperación fue menor a 18,64 % del 100 % aplicado. Para ají tabasco, la recuperación fue menor del 6 %. Por último, en el tratamiento 2 de ají habanero, por cada 100 kg de potasio aplicado se aprovechó más del 83 %. Entre tanto, en ají tabasco ningún tratamiento superó el 25 % de eficiencia de recuperación.

La importancia de estos resultados radica en que “se promoverá un uso racional de los fertilizantes en el cultivo de ají, mitigando el impacto ambiental y generando mayor rentabilidad al agricultor”, comentó la investigadora Romero, máxime si se tiene en cuenta que en 2013 los departamentos con mayor producción de ají fueron Magdalena, con 11.719 toneladas, Valle del Cauca con 2.693, y Córdoba con 2.143, según informó el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia.

“Conociendo los valores requeridos por las líneas de ají se puede reducir la cantidad de fertilizantes y nutrientes aplicados para evitar excesos que generen sobrecostos o produzcan impactos ambientales negativos”, aseguró la investigadora.


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *