Acuicultura Articulistas Opinión Venezuela

Venezuela lejos de la proyección caribeña estimada de producción en acuicultura


Aunque el Caribe tiene el potencial para producir millones de toneladas de productos pesqueros a través de prácticas acuícolas, Venezuela le da la espalda a esta posibilidad.


Germán Robaina G.

robainag@gmail.com


Aun cuando hay muchos peces en el mar, nuestro consumo de alimentos de origen acuático está llevando a muchas pesquerías al punto de quiebre, y mientras la creciente población mundial aumenta, más evidente se hace la necesidad de proteínas de origen pesquero, una de las fuentes alimentarias más fáciles de producir intensivamente.

Con esto en mente, un equipo liderado por científicos de la Universidad de California, en Santa Barbara (USA), evaluaron la potencialidad de esta actividad en las aguas del Caribe mediante técnicas de maricultura en mar abierto que ofrece una prometedora alternativa ante limitaciones de espacio y elevados impactos ambientales.

Estiman que la región podría producir 40 millones de toneladas de pescados y mariscos en menos del 1.5% de las zonas económicas exclusivas de los países que conforman la denominada región del Gran Caribe, cifra que representa aproximadamente el 50% de las capturas actuales de las pesquerías totales a escala mundial.

Aunque el modelo utilizado para estas evaluaciones se basaron en indicadores del cultivo de una sola especie, la Cobia(Rachycentroncanadum), pez de alto valor en el mercado que se adapta bien al cultivo en aguas cálidas mediante la combinación de elementos tales como el crecimiento del pez y la sustentabilidad del hábitat, con factores como la rentabilidad de la granja y los riesgos de inversión, el modelo desarrollado supone provee estimaciones “realistas” del potencial de la maricultura que si se hubiera enfocado solamente en la biología o la economía.

Venezuela presenta en la actualidad un déficit de productos de origen pesquero que supera las 340.000 toneladas/año si nos equiparamos con la media regional establecida por FAO para la región del Gran Caribe (12,2 Kg/hab/año) y Latinoamérica, y de 624.000 toneladas si nos equiparamos con la media de consumo percápita mundial (20 Kg/hab/año).

En varios foros, documentos y reuniones hemos venido recomendando la incorporación de actividades de piscicultura comercial marina (maricultura) y más específicamente la acuicultura comercial marina (peces, moluscos, crustáceos y macroalgas) a las actividades de producción pesquera nacional, sin haber obtenido respuesta alguna de las instancias oficiales.

Muy conservadoramente, estimamos que, con esa única actividad, debidamente regulada, el país puede incrementar interanualmente, un 50% su producción acuícola actual durante los próximos 10 años, cubriendo así el déficit alimentario actual, y generando biomasa pesquera excedentaria para abrir mercados de exportación generadores de las divisas que tanto hacen falta en los actuales momentos.

La actual Ley de Pesca y Acuicultura no contempla la figura de “Concesión” que contemplaba en la Ley del año 2003, y existen otras leyes que permiten su aplicación en este campo, viene utilizándose esta coyuntura para la prohibición de estas actividades de tan elevado potencial productivo para la nación.

Peces, moluscos, crustáceos y macroalgas, entre otros, tanto para consumo humano nacional o de exportación, así como para su uso como materia prima para la industria, poseen tecnología lista para su incorporación al desarrollo nacional.

Las zonas, las especies, la tecnología y los inversores existen. Tan sólo hace falta la voluntad política.

Nuestra propuesta:Plan Nacional para el Fomentode la Acuicultura Comercial en Venezuela, bastante detallada, se encuentra a disposición de los unos y de los otros, de los blancos, rojos, verdes, azules y amarillos, pero ninguno de ellos ha mostrado interés alguno en conocerla y menos aún en evaluarla.

El artículo original en el cual se basó este escrito puede consultarse en: https://www.nature.com/articles/s41893-018-0205-y


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *