Actualidad Bolivia Fertilización y Riego Negocios

Ventas de biocombustibles y urea marcarán 2019 en Bolivia


La Paz (PL).- El lanzamiento de la gasolina Súper Etanol 92 fue el inicio de la era de los biocombustibles en Bolivia, y la disminución del seis por ciento de emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.


Por Nara María Romero*


El proyecto, desarrollado entre la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y los ingenios cruceños de Guabirá, Aguaí y Unagro demandó una inversión de mil 500 millones de dólares y duplicó la producción de caña de azúcar de 160 mil a 360 mil toneladas.

La nueva gasolina fue lanzada el 1 de noviembre de 2018 en Santa Cruz, luego en Cochabamba, Tarija y La Paz, alcanzando los cinco millones de litros vendidos.

El carburante, compuesto de 88 por ciento de gasolina base fósil y 12 por ciento de alcohol anhidro comercializado a 4,50 bolivianos el litro (0,64 centavos de dólar), forma parte de la diversificación de productos que ofrece el sector hidrocarburífero a todos los bolivianos para impulsar tanto la soberanía como la seguridad energética.

Según especialistas, este producto totalmente boliviano reduciría las importaciones de insumos aditivos en un 13 por ciento en 2019 y en un 20 por ciento al 2025, y un ahorro de 80 millones y 380 millones de litros en esos años respectivos.

Por otra parte, el ingeniero Gary Medrano, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, informó que cerca de 80 estaciones de servicios comercializan la gasolina Súper Etanol 92, y otras 70 a nivel nacional implementan modificaciones para iniciar la venta.

Medrano anunció que próximamente lanzarán la Súper Etanol 97 en el primer trimestre de 2019, un combustible de alta gama hecho en Bolivia y bueno para los motores de los vehículos.

Precisó que los ingenios cruceños de Aguaí, Guabirá, San Aurelio y Unagro serán los encargados de producir el alcohol anhidro.

‘Bolivia ya no está supeditada a escoger solo gasolina especial de 85 octanos, sino que cuenta también con la Súper Etanol 92 y próximamente la 97’, afirmó.

Resaltó que la nueva gasolina se ajustará a la norma Euro 6 adecuada a los nuevos vehículos importados, y tiene un mayor rendimiento sobre todo para la ciudad de La Paz en las subidas y el arranque, según encuestas de la agencia.

Asimismo, es amigable con el medio ambiente y no se pierden divisas por la compra de insumos para preparar la gasolina especial 85.

Medrano aseguró que el consumo de la gasolina especial 85 no disminuyó en el país por la venta de la Súper Etanol 92, porque mantiene su mercado y a diario son comercializados cinco millones de litros, mientras que los biocombustibles son para vehículos de alta gama como los japoneses, europeos, chinos, coreanos, modelos importados desde 2015 hasta 2018. Para este año prevén extender la comercialización de ese biocombustible a los departamentos de Potosí, Oruro y Chuquisaca en la medida que las adecuaciones logísticas lo permitan.

Por otra parte, el Gobierno y productores de caña cruceños y tarijeños firmaron a principios de este año una alianza estratégica para promover la producción de alcohol anhidro como aditivo en la gasolina y reducir importaciones.

El presidente Evo Morales resaltó que la fabricación de etanol en el ingenio del municipio tarijeño de Bermejo reducirá la subvención y cuida la economía nacional, además de constituir una fuente de empleo.

Con el asesoramiento del ministerio de Hidrocarburos para recuperar esa industria, fueron contratados 150 millones de litros de etanol por parte de YPFB para producir biocombustibles en todo el país.

UREA BOLIVIANA, CALIDAD Y PRECIOS COMPETITIVOS 

La puesta en funcionamiento en septiembre de 2018 de la Planta de amoniaco y urea en la provincia de Carrasco, Cochabamba, marcó el inicio de la comercialización de urea boliviana en el mercado interno y externo, vinculado a la industrialización del gas.

La estatal YPFB obtuvo ganancias de 70 millones de dólares por las ventas de más de 200 toneladas métricas del fertilizante a clientes internos en La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Chuquisaca y Tarija, y en el extranjero a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

Este proyecto permitió que Bolivia pasara de ser un país importador a exportador de urea, además de duplicar su producción agrícola, mejorar los rendimientos de los cultivos y contribuir a la seguridad alimentaria.

Asimismo, la urea producida en la planta de Bulo Bulo es en promedio un 20 por ciento más económica que la importada de Perú, según precisó Ã’scar Barriga, presidente de YPFB.

Barriga comentó que en La Paz la bolsa de 50 kilogramos de urea importada oscila entre 195 y 220 bolivianos (de 28,22 a 31,83 dólares), mientras que el producto nacional es de 167 bolivianos (24,16 dólares).

En Cochabamba es comercializada entre 200 y 230 bolivianos (de 28,94 a 33,28 dólares), frente a 161 bolivianos (23,3 dólares) el mismo producto de YPFB.

Para el mercado cruceño ese fertilizante importado cuesta entre 200 y 240 bolivianos (entre 28,94 y 34,73 dólares), muy por encima de los 147 bolivianos (21,27 dólares) del producido en Bolivia.

Barriga adelantó que este año prevén una producción de alrededor de 580 mil toneladas para satisfacer la demanda interna y luego incrementar las exportaciones en los mercados de Brasil, Paraguay, Uruguay, Perú y Argentina.

La economía boliviana resultó fortalecida en 2018 con la venta de ese fertilizante, un renglón que aportó más de 50 millones de dólares e incrementó el Producto Interno Bruto (PIB), según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior.

El 2019 continuará consolidando a Bolivia de la mano de la estatal Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos como un país exportador de urea de calidad y con precios competitivos en el mercado interno y externo.

*Corresponsal de Prensa Latina en Bolivia 


Leer más


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *