Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Brote de sarna diezmó una población de vicuñas silvestres en Argentina



La sarna ha diezmado la población de vicuñas y guanacos salvajes en un parque nacional argentino que se creó para conservarlos, según un estudio de la Administración de Parques Nacionales de Argentina y la Universidad de California, Davis.


por Kat Kerlin, Universidad de California en Davis


Los hallazgos, publicados hoy en la revista PLOS ONE , sugieren que las llamas domésticas introducidas en el sitio pueden haber sido la fuente del brote. Se esperan consecuencias en cascada para las especies locales de depredadores y carroñeros.

Las vicuñas y los guanacos son especies de camélidos silvestres originarios de Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador y Perú, donde la vicuña es el animal nacional.

El estudio investigó los impactos y orígenes del brote, que comenzó en 2014 en el Parque Nacional San Guillermo.

«Esta parte de Argentina solía ser el Serengeti de los camélidos salvajes», dijo la autora correspondiente Marcela Uhart, quien dirige el Programa de América Latina del Centro de Salud de Vida Silvestre Karen C. Drayer, dentro de la Escuela de Medicina Veterinaria de UC Davis y su Instituto One Health. «Ahora vas y está vacío, y quienquiera que esté allí tiene sarna. Esta enfermedad no es nueva. Conocemos la sarna. Es un ácaro común. Pero están ocurriendo brotes significativos en varias especies de vida silvestre en todo el mundo».

Casa en la sarna

Durante el estudio, los autores observaron signos de sarna sarcóptica en una cuarta parte de las vicuñas vivas, en una tercera parte de los guanacos vivos y en casi todas las vicuñas y guanacos muertos.

Brote de sarna diezmó una población de vicuñas silvestres en Argentina
La piel gruesa y con costras muestra los impactos de la sarna en una vicuña muerta encontrada en el Parque Nacional San Guillermo de Argentina. Crédito: Hebe del Valle Ferreyra

Entre 2013 y el inicio del estudio en 2017, las poblaciones de guanacos y vicuñas se redujeron un 95 % y un 98 %, respectivamente. Casi tres cuartas partes más se perdieron solo entre 2017 y 2018. Para 2019, los investigadores ya no pudieron encontrar ninguno de los animales durante las encuestas del estudio.

La sarna sarcóptica es una enfermedad altamente contagiosa en la que los ácaros se entierran debajo de la piel del animal, que se vuelve gruesa, con costras, con picazón y agrietada. Debido a que se vuelve demasiado doloroso moverse y buscar alimento, muchos animales mueren de hambre o se convierten en presas fáciles.

Los ácaros de siete vicuñas y tres guanacos fueron recolectados y analizados en el laboratorio de la coautora Janet Foley, ecologista de enfermedades en la Escuela de Medicina Veterinaria de UC Davis. Descubrieron que los ácaros compartían el mismo genotipo, lo que indica una fuente única y un origen reciente de la epidemia.

Los autores rastrearon una fuente potencial a un programa gubernamental de incentivos ganaderos que introdujo llamas en áreas cercanas al parque en 2009, algunas de las cuales tenían sarna, que rara vez es fatal para las llamas.

No había llamas infectadas disponibles en el momento del estudio, por lo que los autores no pudieron recolectar ácaros de ellas para compararlas con los ácaros que se encuentran en las vicuñas y guanacos. Pero los hallazgos se combinan para sugerir que la introducción de llamas infectadas con sarna puede haber desencadenado el brote.

Consecuencias en cascada

En varios países, las vicuñas silvestres brindan una fuente de ingresos para las comunidades indígenas, quienes esquilan a los animales vivos para obtener su fibra suave y valiosa. Los animales también juegan un papel clave en el mantenimiento de un ecosistema equilibrado en la vasta meseta de los Andes, o altiplano. Una vez cazada casi hasta la extinción, la población en América del Sur se considera una historia de éxito de conservación, ya que se recuperó una vez que se promulgó una aplicación estricta del comercio de fibra y prohibiciones sobre la esquila letal en la década de 1980.

Brote de sarna diezmó una población de vicuñas silvestres en Argentina
Una vicuña solitaria se encuentra en medio de los pastizales en el Parque Nacional San Guillermo de Argentina después de una epidemia de sarna. Crédito: Hebe del Valle Ferreyra

Si bien las poblaciones mundiales de vicuñas y guanacos todavía se consideran saludables, se espera que el brote en San Guillermo traiga consecuencias en cascada para los depredadores y carroñeros locales.

Las vicuñas y los guanacos son presas importantes para los pumas , y los cóndores se dan un festín con los cadáveres restantes. Sin herbívoros salvajes en el menú, los pumas pueden recurrir al ganado local para sus comidas a menos y hasta que las poblaciones de camélidos salvajes puedan recuperarse. Los cóndores también pueden tener que buscar comida fuera del parque, exponiéndolos a riesgos como el envenenamiento por pesticidas o el plomo de las municiones de caza.

«Con suerte, dentro de unos años, los animales regresarán lentamente», dijo Uhart. «Pero mientras tanto, no sabemos qué pasará con los depredadores y los carroñeros porque básicamente no les queda nada para comer».

Se necesita el enfoque de Una Salud

Los autores señalan que una comunicación mejor y continua entre los sectores de la conservación y la ganadería podría haber evitado el brote y podría ayudar a prevenir futuras enfermedades.

«Varios factores se combinaron para crear la tormenta perfecta de esta epidemia a un alto costo para el ecosistema del Parque Nacional San Guillermo», dijo la autora principal, Hebe del Valle Ferreyra, veterinaria de vida silvestre del servicio de parques nacionales de Argentina. «La gestión de la sanidad animal, la conservación y la agricultura no deben considerarse actividades opuestas, incompatibles y desconectadas. Es necesario un cambio de enfoque que reconozca los vínculos entre todos estos sectores».

Otros coautores del estudio incluyen a Jaime Rudd y Ralph Vanstreels de UC Davis, Ana M. Martín de la Universidad Católica de Córdoba en Argentina y Emiliano Donadio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en Argentina.




WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com