Los científicos identifican proteínas y hormonas de crecimiento que aceleran el crecimiento de las plantas bajo la luz solar y el calor


Las plantas son conocidas por usar la luz solar, junto con agua y dióxido de carbono, para producir oxígeno en la atmósfera y crear energía en forma de azúcar.


Este proceso es llamado fotosíntesis; es, con mucho, el proceso biológico más importante que sustenta la vida en la Tierra y fue responsable de la evolución de formas de vida complejas a partir de organismos unicelulares hace miles de millones de años.

Aparte de esta fotosíntesis, existen otros procesos y características botánicas que han sorprendido a la comunidad científica en el pasado.

Durante siglos, los científicos han observado que las plantas aumentan su longitud y se doblan para garantizar el acceso a la luz solar.

Sin embargo, a pesar de tales observaciones, la comunidad aún no comprende completamente la naturaleza de dicho proceso.

Ahora, un nuevo estudio dirigido por investigadores de los Estados Unidos ha descubierto que la proteína PIF7 y la auxina de la hormona del crecimiento son responsables de acelerar el crecimiento de las plantas cuando están cubiertas por el dosel y expuestas al calor o a temperaturas cálidas al mismo tiempo.

Según los informes, los hallazgos podrían ayudar a los científicos a desarrollar medios para hacer que las plantas sean más resistentes al cambio climático.

Además, el descubrimiento podría ayudar a los científicos y las autoridades de la industria agrícola a aumentar la productividad y el rendimiento de los cultivos a pesar de la creciente amenaza del calentamiento global.

Solo este año, varias investigaciones mostraron que la continuación del calentamiento del planeta también podría afectar indirectamente el crecimiento de las plantas, incluidos los cultivos.

Aún así, las plantas son conocidas por sobrevivir a los principales eventos climáticos anteriores, incluidos los catastróficos.

Termomorfogénesis en la sombra

La nueva investigación fue publicada en la revista Nature Communications el lunes 29 de agosto, donde investigadores del Instituto Salk de San Diego, California, consideraron al PIF7 como un regulador maestro de dicho proceso conocido científicamente como “termomorfogénesis en la sombra”.

Esto confirmó que el órgano de la planta responde en gran medida al entorno que lo rodea, especialmente a la luz y la temperatura. También afirma los complejos mecanismos que poseen las «especies que evitan la sombra», que se alargan para superar a las plantas cercanas para asegurar su lugar de ser golpeado por la luz solar.

Comprender la base molecular de cómo las plantas responden a la luz y la temperatura nos permitirá optimizar la densidad del cultivo para obtener los mejores rendimientos, según cita Science Daily ..

Rechazo del exceso de energía

En un estudio separado pero relacionado realizado por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en 2018, los investigadores desarrollaron un nuevo mecanismo para comprender cómo y por qué las plantas rechazan el exceso de energía que absorben de la luz solar para que no cause daño a las proteínas clave.

En el momento del comunicado de prensa del instituto a través de MIT News en diciembre de 2018, se proyectó que tales conocimientos algún día podrían resultar en rendimientos en biomasa y cultivos.

Los investigadores del MIT descubrieron que dicho proceso se llama fotoprotección, que funciona a nivel molecular.

En particular, el proceso permitió a las plantas convertir el exceso de energía en calor y enviarlo nuevamente.

En algunas circunstancias, el equipo del MIT dice que las plantas pueden rechazar hasta el 70% de toda la energía solar que han absorbido.

Fuente: NOTICIAS DEL MUNDO DE LA NATURALEZA



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com