Los aditivos alimentarios con un alto contenido de hierro son peligrosos para los pollos de engorde



Cuando se trata de los beneficios y daños de la suplementación con hierro en la cría comercial de pollos de engorde, todo se trata de la dosis.


Así lo recuerdan investigadores de la Facultad de Ciencias Animales de la Universidad Agrícola de Shanxi, China, en un artículo publicado en la revista Animals 2022 en el portal MDPI.

“El hierro (Fe) es un elemento importante en la cría de animales, ya que participa en el transporte de oxígeno, la síntesis de ácidos nucleicos y el transporte de electrones durante la respiración.

Además, el Fe es un cofactor vital para muchas enzimas, como la acetil coenzima A, la succin deshidrogenasa, la xantina oxidasa y la citocromo reductasa.

El hierro es transportado a las células epiteliales del intestino delgado por el transportador de metal divalente 1 (DMT1) después de que el citocromo b duodenal reduce la forma que contiene hierro (Fe 3+ ) a la forma divalente (Fe 2+ ).

Posteriormente, el Fe se acumula en las células epiteliales del intestino delgado hasta que es transportado al torrente sanguíneo a través de la ferroportina (FPN1).

Los estudios muestran que las dietas complementadas con dosis adecuadas de Fe orgánico pueden mejorar el rendimiento del crecimiento, aumentar el estado inmunológico y antioxidante y mejorar la calidad del huevo.

El requerimiento de Fe para los pollos de engorde es de aproximadamente 80 mg/kg. Sin embargo, los estudios de dietas reales han demostrado que la suplementación con hierro varía ampliamente de 45 a 136 mg Fe/kg.

La sobrecarga de hierro conduce al estrés oxidativo y puede afectar la inmunidad a través de la liberación de citocinas inflamatorias, acelerar la apoptosis de los hepatocitos y causar daños estructurales y funcionales graves en el hígado, el corazón o los intestinos.

La alimentación con un alto contenido de Fe (500 mg Fe/kg de materia seca) en forma de sulfato de Fe heptahidratado reduce la deposición de grasa abdominal y la acumulación de triglicéridos hepáticos en pollos de engorde machos Ross 308.

Por lo tanto, se deben considerar los efectos tóxicos potenciales del alto contenido de hierro en la dieta de los pollos de engorde.

El Fe como aditivo para piensos está presente principalmente en formas inorgánicas como sulfato ferroso, en formas de ácidos orgánicos como fumarato y citrato, o como quelatos de aminoácidos con glicina y metionina.

Los quelatos de aminoácidos de Fe tienen una biodisponibilidad y estabilidad significativamente más altas que las formas inorgánicas. Además, las formas orgánicas son ecológicas y menos tóxicas que las inorgánicas.

Los quelatos de Fe con lisina y ácido glutámico (Fe-LG) son una nueva forma de quelatos de aminoácidos complejos que no aumentan la carga ambiental de Fe.

Fe-LG realiza varias funciones nutricionales relacionadas con el hierro, la lisina y el ácido glutámico.

La lisina es importante para el desarrollo muscular y la inmunidad en las aves.

El ácido glutámico es esencial para la biosíntesis de glutamina, un neurotransmisor clave.

Hasta la fecha, el efecto de la dieta alta en Fe como Fe-LG sobre los parámetros bioquímicos y la expresión del ARNm del transportador de Fe en pollos de engorde no se ha estudiado exhaustivamente. Por lo tanto, el objetivo de este trabajo fue estudiar el efecto del alto contenido de hierro en la dieta en forma de Fe-LG sobre el rendimiento del crecimiento, el índice de órganos, los parámetros bioquímicos séricos, el estado antioxidante y la expresión del ARNm del transportador de Fe en pollos de engorde, así como determinar la dosis adicional máxima de Fe-LG en las dietas de pollos de engorde como aditivo nutricional para piensos.

Los quelatos de hierro con lisina y ácido glutámico (Fe-LG) fueron proporcionados por Zinpro Animal Nutrition Technology Co., Ltd. (Shanghai, China). El sustrato activo es Fe divalente en forma de quelatos de lisina y ácido glutámico en una mezcla 1:1.

Un total de 800 pollos de engorde Arbor Icres machos de un día de edad se dividieron en 5 grupos de 8 repeticiones cada uno.

Los pollos de engorde recibieron una dieta basal de harina de maíz y soja o una dieta basal suplementada con 40, 80, 400 u 800 mg Fe/kg como Fe-LG durante 6 semanas.

De acuerdo con las Pautas de evaluación de seguridad de aditivos para piensos, el nivel de uso seguro de Fe se fijó en 80 mg/kg y los niveles del grupo de sobredosis en 400 mg/kg (5 veces más) y 800 mg/kg (10 veces más) en el estudio actual.

El peso corporal aumentó en el grupo de 80 mg Fe/kg pero disminuyó en el grupo de 800 mg Fe/kg el día 21.

Durante un período de 1 a 21 días, en comparación con el grupo de control, la adición de 80 mg Fe/kg aumentó la ganancia diaria promedio (ADG) y el consumo diario promedio de alimento (ADFI); sin embargo, la adición de 800 mg Fe/kg al grupo redujo estos valores.

Los parámetros de corazón, hígado, bazo y riñón fueron peores en el grupo de 800 mg Fe/kg (p<0,05).

La suplementación con 800 mg Fe/kg aumentó los niveles de creatinina y nitrógeno ureico en el día 42 (p < 0,05).

Los pollos de engorde tuvieron una actividad de superóxido dismutasa hepática total significativamente más baja y una capacidad antioxidante total en el grupo de 800 mg Fe/kg (p < 0,05).

Las concentraciones séricas y hepáticas de Fe aumentaron en los grupos de 400 y 800 mg Fe/kg, pero no cambiaron en los grupos de 40 y 80 mg Fe/kg.

Concluimos que, si bien las dietas suplementadas con 80 mg de Fe/kg mejoran el rendimiento del crecimiento en los pollos de engorde, el exceso de 800 mg de Fe/kg conduce a efectos perjudiciales para la salud al causar deterioro de la función renal y estrés oxidativo en el hígado”.

Basado en un artículo de un grupo de autores Miaomiao Han, Xinsen Fu, Xiangqi Xin, Yuanyan Dong, Zhiqiang Miaoa, Jianhui Li, publicado en el portal www.mdpi.com.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com