El repollo y los tomates de la «agricultura verde» tienen un efecto beneficioso en el cuerpo en pocas horas


14 empresas holandesas y 4 institutos de investigación han pasado cuatro años estudiando los beneficios para la salud de las verduras frescas cultivadas en una «agricultura verde» saludable como parte de un proyecto industrial a gran escala llamado «El valor de las frutas y verduras». 


Se han desarrollado métodos de medición mejorados para medir ingredientes valiosos y aplicados a tomates y repollo.

El resultado más llamativo del proyecto es la prueba de que el consumo de verduras frescas tiene un efecto positivo en el cuerpo humano en pocas horas.

El 17 de noviembre se llevó a cabo un evento en el Brightlands Campus Greenport Venlo, durante el cual el líder del proyecto y educador en salud verde, Herman Peppelenbos, explicó la relevancia del estudio. Recordó que con el hecho conocido de los beneficios para la salud de las verduras y frutas frescas, los consumidores comunes rara vez siguen las recomendaciones para incluirlas en su dieta diaria.

Una de las razones es la falta de una base científica más clara para el beneficio y la falta de una forma para que los agricultores determinen la concentración de sustancias medicinales en un cultivo en particular. Hoy en día, las herramientas para medir ingredientes beneficiosos en frutas y verduras son caras y poco prácticas.

El enfoque del proyecto estaba en los fitonutrientes: nutrientes que una planta produce por sí misma.

Los investigadores estudiaron el licopeno, la sustancia que le da a los tomates y las zanahorias su color rojo, y las antocianinas, sustancias que se encuentran naturalmente en los arándanos. Ambas sustancias actúan como antioxidantes en el cuerpo humano y pueden prevenir el daño a las células del cuerpo causado por la oxidación, es decir, tienen un efecto preventivo contra el cáncer.

También se han investigado los glucosinolatos en varios tipos de repollo. Estas sustancias juegan un papel en la lucha contra la inflamación crónica en el cuerpo humano debido a la reducción de la inmunidad.

Tamara Verhoeven, junto con los socios del proyecto, desarrolló un método rápido, fiable y asequible para medir la cantidad de ingredientes en un tomate o una col: “Desarrollamos dos opciones. El primero es un método mediante el cual se puede eliminar todo el licopeno de la muestra mediante una mejor extracción y análisis. Para este método es necesario tomar una muestra del producto. El segundo es un método no destructivo que un agricultor puede usar para medir la cantidad de licopeno en sus tomates. Usamos espectroscopía de infrarrojo cercano para medir la cantidad de colorante en zanahorias o tomates usando luz infrarroja. Esta tecnología ciertamente tiene potencial, pero necesita más investigación y desarrollo para ofrecer a los agricultores”.

Hidde van Stenwijk, PhD en el Center for Food Claims Venlo, fue responsable de desarrollar un modelo de prueba innovador para demostrar científicamente los efectos en la salud de las frutas y verduras: “Hemos podido crear un protocolo que puede demostrar las diferencias fisiológicas en humanos al consumir Verduras en muy poco tiempo – pocas horas. Ahora estamos investigando si fue un fitonutriente específico o una combinación de todas las sustancias en el producto fresco lo que causó el efecto”.

Los científicos han declarado que, de hecho, la atención médica no es la razón para comprar frutas y verduras frescas. Los motivos que realmente funcionan, el atractivo visual de los productos y el precio. Si los alimentos poco saludables se vuelven más caros y los alimentos saludables más baratos, los consumidores tomarán una decisión diferente.

Uno de los socios del proyecto fue la empresa Koppert, conocida por una amplia gama de biopreparados para la protección de plantas. Si antes el negocio de la empresa se centraba en la producción en invernadero, ahora también se ofrecen biosoluciones para cultivos a campo abierto, por ejemplo, productos con nematodos contra gusanos de alambre, moscas de la cebolla, moscas del frijol, orugas y pulguillas.

(Fuente: www.brightlands.com. Foto: Dmitry Lukyanov).



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com