Agricultores del Sur Global desesperados por la acción de adaptación de la COP27


Rabie Abu Hashem tenía grandes esperanzas puestas en su cosecha de aceitunas de agosto. Contaba con ganar suficiente dinero para pagar algunas deudas y entrar en la próxima temporada en una posición financiera sólida. Pero, la cosecha fue una decepción.


por SciDev.Net


Abu Hashem dice que los cambios en el clima en el Sinaí del Sur de Egipto han causado pérdidas de productividad sin precedentes de hasta el 60% en su olivar.

Abu Hashem y otros agricultores de Medio Oriente y África no tienen los recursos para enfrentar estos cambios. Están depositando sus esperanzas en la cumbre climática COP27 de este año, organizada por Egipto y denominada «COP de África», para asegurar el apoyo financiero de los países ricos que permitirán que los sectores agrícolas continúen produciendo alimentos en un planeta más cálido.

Los líderes climáticos del Sur global dicen que necesitan desesperadamente apoyo para implementar medidas de mitigación y adaptación climática. En lo más alto de su lista de prioridades están las nuevas variedades de cultivos y especies de ganado que son tolerantes al calor y la sequía, así como las estrategias de defensa y los sistemas de alerta temprana para inundaciones, huracanes y otros eventos climáticos extremos.

Adaptar, mitigar, compensar

En virtud del Acuerdo de París de 2015, los países más ricos del mundo prometieron US$100 000 millones al año en financiamiento climático internacional, y al menos la mitad de esta cantidad se asignó a programas de adaptación climática. Pero estas promesas no se están convirtiendo en acciones, dicen los líderes del Sur global.

Los países de medianos y bajos ingresos en el Medio Oriente están trabajando en una agenda común para asegurar este financiamiento climático tan necesario.

Hassan Aboelnaga, gerente ejecutivo de la Red Árabe para el Desarrollo Sostenible, dice que, con la excepción de los ricos estados del Golfo productores de combustibles fósiles, las prioridades de las comunidades en el Medio Oriente se alinean con el Grupo de los 77 (G77), una coalición de 134 países en desarrollo. más China, centrado en promover los intereses económicos colectivos de los miembros y reforzar su capacidad de negociación en las Naciones Unidas.

Pakistán, que recientemente fue golpeado por inundaciones devastadoras, ha presidido el G77 + China desde enero, y estará más interesado que nunca en alzar la voz de los países en desarrollo para exigir financiamiento climático y compensación por los daños irreversibles causados ​​por el cambio climático, conocidos como pérdida. y daño

La Unión Africana ha publicado su primera Estrategia y Plan de Acción sobre Cambio Climático y Desarrollo Resiliente para la próxima década. Los 55 países miembros de la Unión Africana representan a más de 1200 millones de personas y forman la undécima economía más grande del mundo.

El plan de acción tiene como objetivo fortalecer la capacidad de adaptación de las comunidades afectadas por el clima y buscar un desarrollo bajo en emisiones.

Reunidos en septiembre antes de la vigésima séptima conferencia de las partes de la convención climática de la ONU—COP27—los miembros de la Unión Africana dijeron que necesitaban hasta US$50 mil millones por año para mitigar los aumentos de temperatura de 1,5 grados, y hasta US$60 mil millones por año. año bajo 2 grados de calentamiento.

El ministro de Finanzas de Egipto, Mohamed Maait, dijo que entre el tres y el nueve por ciento de los presupuestos de los países se estaban gastando en la mitigación climática, una carga enorme frente a la recuperación de COVID-19 y la actual crisis de precios de los alimentos.

Caminando el camino

Si bien estos países basan sus demandas en investigaciones del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), evidencia científica que ya muestra que Oriente Medio y el norte de África se han calentado dos veces más rápido que la tasa global, las posiciones de los estados del Golfo están más alineadas. con los del Grupo de los Veinte (G20), un foro intergubernamental de 19 de las economías nacionales más grandes del mundo y la Unión Europea.

«Los estados del Golfo tendrán cuidado de no asumir compromisos que perjudiquen su producción de petróleo y gas», dice a SciDev.Net Ahmed Kandil, director del programa de seguridad energética del Centro Al-Ahram de Estudios Políticos y Estratégicos.

“Presentarán sus programas para lograr la neutralidad en carbono fomentando el uso de nuevas tecnologías”.

Kandil dice que es escéptico sobre la viabilidad de las tecnologías propuestas, como la captura y almacenamiento de carbono y el llamado hidrógeno «verde».

En la reunión de impacto del desarrollo sostenible del Foro Económico Mundial de septiembre , que anticipó la COP27, la ministra de cooperación internacional de Egipto, Rania Al-Mashat, pidió que los compromisos climáticos de los países ricos se conviertan en acción.

«Hay una brecha en la financiación, cuando observamos la escena climática general, podemos ver que se inclina hacia el mundo desarrollado, aunque los países en desarrollo tienen una gran necesidad», dijo Al-Mashat.

«Egipto ha intentado en los últimos meses allanar el camino para descubrir cómo los diferentes países pueden realmente pasar a proyectos ejecutables».

Magdy Allam tiene una visión más pesimista de las posibilidades de éxito en la COP27. Allam, secretario general de la Unión de Expertos Ambientales Árabes, le dice a SciDev.Net que la invasión rusa de Ucrania impedirá los esfuerzos de los países en desarrollo para asegurar el financiamiento de proyectos de adaptación climática y los compromisos de los países ricos para eliminar los combustibles fósiles.

«La guerra provocó una crisis económica devastadora y creó problemas de suministro de energía [de combustibles fósiles]», dice Allam. «No espero que la COP27 logre respaldar una tendencia de eliminación gradual del carbón o recaudar enormes fondos para la mitigación climática que sean capaces de pasar de los compromisos a la implementación».

Aboelnaga está de acuerdo y dice que la esperada ausencia del nuevo rey del Reino Unido, a quien se considera un campeón del clima, ha sido decepcionada, mientras que el presidente de los EE. UU., Joe Biden, ha estado presionando para aumentar la producción de petróleo de los países exportadores de petróleo, conocidos como OPEP+, para mantener la oferta alta y los precios bajos.

Aboelnaga dice: «La OPEP+ anunció el 5 de octubre que reduciría la producción de petróleo en dos millones de barriles por día, o el dos por ciento de los suministros mundiales de petróleo. Sin embargo, la insistencia estadounidense revela que la crisis energética puede no dejar espacio para los problemas ambientales en la COP27. «



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com