Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Una técnica nuclear evita una emergencia por la mosca de las frutas en México



La FAO y el Organismo Internacional de Energía Atómica utilizan la técnica del insecto estéril para detener las pérdidas de alimentos y medios de vida


En el estado mexicano de Colima recientemente se dio la pésima noticia de un brote de mosca de las frutas. Esta voraz plaga fue erradicada de México en la década de 1980 gracias a la ayuda de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), pero los insectos no conocen fronteras. Y, por desgracia, con el cambio climático, el aumento del comercio y los viajes mundiales, que favorecen la propagación de plagas, este insecto ha vuelto a introducirse en este importante estado hortícola, amenazando con causar estragos en el sector y en los medios de vida de los agricultores.

Afortunadamente, México, la FAO y el OIEA se habían preparado para este escenario.

Basándose en sus años de asistencia anterior a México, el Centro Conjunto FAO/OIEA de Técnicas Nucleares en la Alimentación y la Agricultura respondió a una solicitud del gobierno mexicano y ha ayudado a las autoridades nacionales de protección fitosanitaria a elaborar y ejecutar un plan de acción de emergencia que utiliza la técnica del insecto estéril para contener y erradicar esta peligrosa plaga.

Esta técnica nuclear esteriliza a las moscas macho mediante la irradiación con rayos gamma, de manera que, aunque puedan continuar sexualmente activos, no tengan descendencia. Los machos se crían en masa, se esterilizan y se sueltan en la naturaleza para que se apareen con las hembras, provocando una disminución de la población en pocos meses. Es, además, uno de los métodos de control de plagas de insectos más respetuosos con el medio ambiente.

“En el pasado, la mosca de las frutas era una gran amenaza para la industria hortícola de México, y elaboramos programas a gran escala para detener y contener su propagación a lo largo de nuestra frontera sur”, dijo Maritza Juárez Durán, Directora del Programa Nacional de Moscas de la Fruta del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) de México.

“La detección de esta plaga en Colima en abril del año pasado, a 1 300 kilómetros de las poblaciones silvestres más cercanas, en el estado de Chiapas, en la zona fronteriza entre México y Guatemala, fue alarmante y valoramos positivamente el apoyo del OIEA y de la FAO para ayudarnos a controlarla”.

Una mosca que trae consecuencias

La mosca de las frutas (Ceratitis capitata) se considera una de las plagas de insectos más devastadoras del mundo. Ponen sus huevos en frutas y hortalizas y, cuando eclosionan, las larvas se alimentan de la pulpa. Mantener los huertos libres de moscas es un requisito para poder exportar a muchos países. Un brote de este insecto podría dar lugar a estrictas restricciones de cuarentena en el comercio de frutas y hortalizas, con enormes repercusiones socioeconómicas para el país exportador. Las alternativas convencionales, como el tratamiento tras la recolección de los cultivos, son caras y con frecuencia dañan la calidad, lo que afecta a la competitividad de los productos de exportación.

Gracias a la técnica del insecto estéril, México pudo erradicar la mosca dentro de sus fronteras en 1982. Sin embargo, el insecto puede cruzar fácilmente las fronteras desde las zonas infestadas, por lo que los estados deben permanecer atentos ante posibles incursiones.

México es el séptimo exportador mundial de productos agrícolas, por lo que le resulta esencial mantener su condición de país libre de la mosca de las frutas. En el brote de Colima se registraron los efectos de las moscas en almendras tropicales y en algunos otros frutos en zonas urbanas, lo cual supone un riesgo para cultivos agrícolas tales como mangos, guayabas, papayas, higos, naranjas, pomelos rosados y carambolas. México estima que cada año produce cultivos hortícolas para la exportación por valor de más de 9 400 millones de USD. Estos podrían verse afectados por el brote de mosca de las frutas si no se controlan.

Walther Enkerlin Hoeflich, entomólogo del Centro Conjunto FAO/OIEA que apoya los programas de control de la mosca de las frutas en toda América Latina y el Caribe, viajó a Colima en abril de 2022. Allí se puso al frente de un panel de expertos con el fin de comprobar que las actividades emprendidas por las autoridades mexicanas se implementaran siguiendo las normas internacionales y recomendar medidas que mejoraran la operación.

“La respuesta de México ante el brote de mosca de las frutas en Colima fue rápida, profesional y eficaz. Sus técnicos tienen experiencia en la aplicación de la técnica del insecto estéril, gracias a la cooperación de larga data entre México, el OIEA y la FAO en el uso de esta técnica”, dijo Enkerlin Hoeflich.

La FAO y el OIEA ayudaron al país a crear una nueva instalación de cría en masa que puede producir mil millones de moscas estériles a la semana. Inaugurada en 2021, es la segunda instalación de este tipo más grande del mundo y ha producido los 1200 millones de machos estériles que hasta el momento se han soltado sobre las zonas del brote de Colima. El grupo de expertos dirigido por la FAO y el OIEA ha recomendado proseguir con la liberación de moscas estériles hasta junio de 2022, con el fin de erradicar cualquier foco de población de la plaga que quede.

“La operación de Colima está en marcha y por ahora el brote está bajo control. Seguiremos trabajando con México para garantizar que los medios de vida de los agricultores continúen a salvo de esta devastadora plaga”, afirmó Enkerlin Hoeflich.

El Centro Conjunto está profundizando su colaboración con México, que ha traído consigo el perfeccionamiento de la técnica del insecto estéril mediante la investigación y el desarrollo, y continúa ofreciendo asesoramiento técnico en la aplicación de esta técnica.

El uso de soluciones nucleares para combatir las plagas es solo una de las esferas de trabajo del Centro Conjunto FAO/OIEA, que promueve y apoya el uso adecuado y en condiciones de seguridad de las tecnologías nucleares y otras conexas en la alimentación y la agricultura con el fin de contribuir a la seguridad alimentaria mundial y al desarrollo agrícola sostenible en todo el mundo.

La historia original y las fotos relacionadas se pueden encontrar en:

https://www.fao.org/fao-stories/article/es/c/1539688/



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com