Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Investigadores de maní crean híbridos resistentes a enfermedades



Los agricultores de Georgia producen la mitad del maní cultivado en los EE. UU. cada año, utilizando prácticas de producción comprobadas para combatir enfermedades en el campo. 


por Allison Floyd, Universidad de Georgia


De hecho, las variedades modernas de maní tienen pocas defensas genéticas contra algunas de las enfermedades más devastadoras, por lo que los productores de maní consideran cuidadosamente cuándo plantar, si regar y cuándo aplicar fungicidas e insecticidas para evitar que esas enfermedades infecten la planta.

Ese régimen podría volverse más fácil a medida que los criadores de maní trabajen en la extracción de genes que combaten las enfermedades de los parientes silvestres del maní que harían que las plantas de maní sean naturalmente resistentes a las enfermedades, al tiempo que eliminan la necesidad de algunos productos químicos.

Ye Juliet Chu, científica de horticultura de la Universidad de Georgia, es la última investigadora de maní en la Facultad de Ciencias Agrícolas y Ambientales en producir tres líneas de mejoramiento a partir de parientes silvestres del maní. Chu trabaja con la genetista de plantas de la UGA, Peggy Ozias-Akins, y con el criador de maní del Departamento de Agricultura y el Servicio de Investigación Agrícola de los EE. UU., Corley Holbrook, en Tifton, Georgia, donde se enfoca en mejorar la rentabilidad y la sostenibilidad del maní a través del mejoramiento genético.

Las nuevas líneas que produjo Chu se presentaron en el Journal of Plant Registrations el otoño pasado.

Los parientes del maní que crecen de manera silvestre en América del Sur son virtualmente inmunes a algunas de las enfermedades que pueden devastar un cultivo de maní. El primer desafío para aprovechar los recursos genéticos de estos parientes silvestres es superar el hecho de que los cacahuetes que se cultivan hoy en día son tetraploides (plantas con cuatro cromosomas), mientras que los parientes antiguos son diploides y contienen solo dos cromosomas.

En los últimos años, los investigadores de la UGA, particularmente en el Laboratorio de Maní Silvestre en Atenas y en el laboratorio de Ozias-Akins en Tifton, han estado creando híbridos tetraploides de 16 especies silvestres, utilizando diferentes parejas como progenitores y probando la resistencia a enfermedades y otros deseables. cualidades.

El segundo desafío para crear variedades comerciales de maní con genes de especies silvestres es mantener las cualidades ventajosas del maní moderno. Las líneas producidas por los primos lejanos del maní pueden ser excelentes para combatir enfermedades, pero tienen un bajo rendimiento, producen nueces diminutas que no son comercialmente comercializables para productos como la mantequilla de maní y tienen otras características físicas que no son propicias para la agricultura, como como clavijas débiles que dejarían nueces en el suelo en el momento de la cosecha. Las clavijas de maní, o raíces, crecen desde la flor hacia el suelo, y las vainas de maní se forman en el suelo desde los extremos de las clavijas.

Una vez que tienen las líneas tetraploides sintéticas de las especies silvestres, Chu y otros investigadores las cruzan con variedades modernas de maní. Seleccionan descendientes que muestran resistencia a enfermedades mientras identifican los marcadores genéticos para esos rasgos de resistencia. De esa manera, los fitomejoradores pueden seleccionar con mayor precisión las plantas que tienen los mejores genes de las especies silvestres sin aferrarse a ningún rasgo negativo. Este lastre del enlace—heredar los malos rasgos junto con los buenos—podría dejar a las nuevas plantas híbridas con semillas pequeñas, estacas débiles, crecimiento lento (bajo, horizontal) o bajo rendimiento.

Las tres variedades registradas por Chu se elaboran a partir de cinco parientes del maní y muestran resistencia a la mancha foliar, la enfermedad más costosa para el manejo de las fincas de maní. Se necesitan al menos seis a ocho fumigaciones con fungicidas para mantener a raya la mancha foliar. Una de las tres variedades registradas también es resistente al virus de la marchitez manchada del tomate, una enfermedad importante que casi acabó con la producción de maní en Georgia en la década de 1990.

Continuar explorando los parientes silvestres y encontrar resistencia a las enfermedades permitirá a los fitomejoradores y agricultores la flexibilidad para responder más rápidamente a los nuevos desafíos. Un solo gen de resistencia puede verse frustrado por una nueva enfermedad, pero aprovechar múltiples fuentes de resistencia de especies silvestres enriquece la caja de herramientas de los investigadores de maní para combatir los desafíos en constante evolución de la producción de maní .




WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com