Las plantas de maíz con macollas funcionan bien en ambientes restrictivos


Sin lugar a dudas, el maíz es uno de los cultivos más importantes del mundo. Desde la alimentación de humanos y ganado hasta sus muchos usos industriales, los humanos lo han estado cultivando durante aproximadamente 10,000 años.


por la Sociedad Americana de Agronomía


Tradicionalmente, el maíz se cultivaba en las regiones más productivas del mundo. Estas regiones tienen suelos sanos, precipitaciones adecuadas y más. Piense en lugares como el medio oeste estadounidense donde puede encontrar una mascota universitaria relacionada con el maíz. En los últimos años, la producción de maíz ha crecido hacia áreas menos fructíferas de todo el mundo con el desarrollo de nuevos híbridos de maíz y prácticas agrícolas mejoradas .

Una práctica agrícola común en las regiones menos productivas es aumentar el espacio entre las plantas de maíz en la hilera. El espacio entre las plantas se llama densidad de plantas. Con una menor densidad de plantas, hay menos competencia entre el maíz por el agua, los nutrientes y otros recursos necesarios. Sin embargo, un mayor acceso a los nutrientes puede hacer que el maíz produzca un componente adicional: macollos.

¿Sabías que el maíz es técnicamente un miembro de la familia de las gramíneas? Al igual que otros pastos, el maíz puede desarrollar macollos, una estructura de ramificación que se encuentra naturalmente en la base de una planta de maíz. Los macollos requieren nutrientes para crecer. Como resultado, pueden verse como una molestia al robar nutrientes de la parte más importante de la planta: la mazorca principal de maíz. Es crucial comprender cómo los cultivadores afectan los rendimientos de maíz en las regiones menos productivas.

Ignacio Massigoge, investigador de la Universidad Nacional de Mar del Plata, y su equipo estudian el maíz y los macollos en la pampa argentina. «La investigación que pueda ayudar a estabilizar y maximizar el rendimiento del maíz tendrá un impacto significativo en estos entornos restrictivos», dice Massigoge. El estudio de su equipo se publicó recientemente en Crop Science .

«Este estudio tuvo como objetivo evaluar el papel de los cultivadores en el maíz sembrado a una densidad más baja», afirma Massigoge. ¿Cómo impacta la presencia de macollos en el rendimiento del maíz en diversos ambientes en las pampas? ¿Cuáles son las relaciones entre los macollos, el medio ambiente y el rendimiento del maíz? Estas fueron todas las preguntas que el equipo trabajó para responder.

Los investigadores realizaron 11 experimentos de campo durante dos años en la pampa sur argentina. Los investigadores recolectaron datos de maíz con y sin cultivadores en 11 lugares con luz solar, precipitaciones y temperaturas variables. Para el maíz que se estaba estudiando sin macollos, los investigadores tuvieron que quitar los macollos a mano.

Se recolectaron y evaluaron datos como densidad de plantas, mazorcas por planta, macollos por planta y rendimiento de maíz. La recopilación de estos datos condujo a algunos resultados interesantes: en una amplia gama de entornos, los cultivadores mantuvieron o aumentaron el rendimiento del maíz en comparación con el maíz sin cultivadores.

«Las ventajas del maíz con macollas en comparación con el maíz sin macollas fueron evidentes en una amplia variedad de entornos. Sorprendentemente, las macollas no promovieron efectos negativos en el rendimiento general del maíz, incluso en los entornos más restrictivos evaluados», dice Massigoge. «Los agricultores y productores en entornos restrictivos pueden usar estos hallazgos para comprender los efectos de los cultivadores en el maíz sembrado a una densidad más baja».

Una menor densidad de siembra es beneficiosa en ambientes restrictivos como la región pampeana. Reducir la densidad de plantación disminuye el uso de agua y aumenta la disponibilidad de agua , por lo que uno de los principales desafíos para el maíz en estas condiciones es maximizar el uso de los recursos. Este estudio demostró que los cultivadores podrían ayudar a maximizar el uso de los recursos del maíz y adaptarse al medio ambiente, cuando las condiciones ambientales son mejores de lo esperado.

Esta investigación es importante para Massigoge y su equipo. «Históricamente, la mayor parte de la investigación sobre cultivos de maíz se ha centrado en entornos de alto rendimiento. Las recomendaciones para las regiones menos productivas están menos avanzadas, por lo que la investigación aplicada que puede ayudar a estabilizar y/o maximizar el rendimiento del maíz tendrá un impacto significativo en la producción».

Según Massigoge, la investigación sobre el macollamiento del maíz es escasa, posiblemente porque las altas densidades de plantas tradicionales comunes en ambientes fructíferos no permiten que el maíz desarrolle macollos. «Este nuevo conocimiento puede ayudar al desarrollo de herramientas de apoyo a la toma de decisiones para los agricultores en entornos más restrictivos».


Más información: Ignacio Massigoge et al, Contribución de los macollos a la estabilidad del rendimiento del maíz a baja densidad de plantas, 

Crop Science (2022). DOI: 10.1002/csc2.20827



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com