Maíz modificado contra la diarrea viral en cerdos


Mazen, una empresa de vacunas a base de maíz, completó recientemente sus primeros ensayos de alimentación de cerdos contra el virus de la diarrea epidémica porcina. 


Hasta ahora, no existe una vacuna tradicional para combatir esta peligrosa enfermedad viral.

Scott Day habla de esto en un artículo del portal www.producer.com.

“Trabajo para Fall Line Capital en San Francisco, que invierte en tecnologías agrícolas avanzadas como la agricultura molecular. Estamos ayudando a la nueva empresa tecnológica Mazen a introducir una vacuna para cerdos a base de maíz en la producción ganadera. Sin embargo, en este caso, la vacuna simplemente estará en el maíz mismo, y no en una inyección.

La prueba inicial de Mazen parecía optimista. En el estudio, los lechones del grupo de la vacuna oral de Mazen tuvieron una tasa de supervivencia del 53 por ciento.

Así, los científicos demostraron que es posible crear inmunidad con un sistema simple a base de maíz para combatir la diarrea viral porcina.

Las cerdas son alimentadas con «vacuna de maíz» en tres intervalos diferentes durante la gestación y transmiten su inmunidad a sus lechones recién nacidos, para quienes la enfermedad está en mayor riesgo.

La forma de agricultura molecular de Mazen abre la puerta a una plataforma de entrega prometedora. El principio se puede utilizar con una amplia gama de vacunas contra otras enfermedades y para una amplia gama de animales, incluidas las mascotas. El sistema no contiene inactivadores químicos ni adyuvantes, lo que elimina cualquier riesgo potencial de reacción alérgica.

Mazen modifica el maíz para producir una proteína antigénica específica dentro del propio grano, convirtiéndose cada grano en una pequeña pastilla de vacuna amarilla. La planta de maíz y los granos se cultivan y almacenan como de costumbre. En condiciones de almacenamiento normales y adecuadas, el maíz se puede sacar del silo cinco o seis años después y seguir siendo completamente efectivo como vacuna. No hay necesidad de refrigeración o cualquier medio de almacenamiento especial.

El maíz «vacunado» simplemente debe mezclarse con la ración de alimento regular de los cerdos. No hay necesidad de inyecciones, lo que significa que los animales tienen menos estrés y ansiedad.

Es difícil crear una reacción a una vacuna simplemente comiendo algo. El estómago y el sistema digestivo son un entorno hostil diseñado para minimizar la reacción del resto del cuerpo al comer y digerir una variedad de alimentos, desempeñando así una función protectora. Por lo tanto, la mayoría de las vacunas deben inyectarse en el torrente sanguíneo para evitar estas defensas naturales del cuerpo.

Sin embargo, si puede dar ese gran salto del estómago al sistema inmunitario, habrá creado una respuesta con éxito. Tan pronto como esto sucede, la inmunidad en sí misma se vuelve muy fuerte, lo que se demuestra en este caso.

(Fuente: www.producer.com. Foto: Fotógrafo: Luke Miller: www.pexels.com).



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com