Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

El mercado del aceite de palma es uno de los más injustos del mundo


Mientras que los pequeños agricultores de palma aceitera viven en la pobreza, el mercado de aceite de palma de $282 mil millones está generando enormes ganancias para las empresas. 


Alimentos, productos de consumo y minoristas obtienen el 66 por ciento de los márgenes brutos del aceite de palma 

Que el mercado multimillonario del aceite de palma está a punto de quedar expuesto se revela en el artículo «Primer barómetro mundial del aceite de palma» de Solidaridad, una organización internacional de la sociedad civil y organizaciones de pequeños productores en Asia, África y América Latina. El artículo ofrece una nueva perspectiva sobre el debate público en gran parte negativo que rodea al aceite de palma en los países occidentales.

“El aceite de palma es un ingrediente crítico en las dietas de las personas más pobres del mundo y se encuentra ampliamente en productos como la margarina, el champú y el biodiesel, por lo que no va a desaparecer a pesar de las campañas de los ambientalistas para boicotear el aceite de palma para proteger la biodiversidad.

De hecho, muchos científicos y conservacionistas están de acuerdo en que prohibir el aceite de palma simplemente trasladaría el problema a otra parte, amenazando otros hábitats y especies.

La palma aceitera es mucho más productiva que cualquier otra semilla oleaginosa. Por ejemplo, en promedio, es cinco veces más productiva que la soja. Reemplazar el aceite de palma con alternativas intensificará la lucha por las escasas tierras agrícolas. En lugar de boicotear el aceite de palma, la industria debería orientarse hacia la producción sostenible por parte de pequeños agricultores.

Sin embargo, los intereses de los pequeños agricultores no solo se ignoran en la cadena de valor, sino que su función e intereses también se ignoran en el debate público.

Existe la preocupación de que los compradores mundiales de aceite de palma muestren poca disposición a compensar a los pequeños productores por un desempeño sostenible, por ejemplo, pagando un precio justo e invirtiendo en relaciones comerciales a largo plazo.

“Si bien la imagen de las grandes empresas de palma aceitera que operan en grandes áreas como un monocultivo es cierta, más de tres millones de pequeños agricultores y sus familias producen aproximadamente el 30 por ciento del aceite de palma del mundo. Y muchos trabajadores encuentran trabajo en la industria de la palma aceitera. Solo en Indonesia, el sector del aceite de palma emplea a unos 16 millones de personas, la mayoría de las cuales trabajan en pequeñas granjas. Se espera que aumente la contribución de los pequeños agricultores al suministro total de aceite de palma. Los gobiernos y las empresas deben hacer que la participación de los pequeños agricultores forme parte de sus criterios de sostenibilidad”, dijo Shatadru Chattopadhyay, director general de Solidaridad Asia.

En 2020, los pequeños agricultores generaron una facturación de 17 mil millones de dólares estadounidenses, pero ellos mismos se mantuvieron completamente al margen de las ganancias fabulosas.

Los precios de mercado volátiles están reduciendo los márgenes ya estrechos de los pequeños agricultores.

“No es fácil para los agricultores hacer frente a los cambios de precios. Por ejemplo, mientras que los precios de compra de la palma fresca cayeron un 50 %, los precios de los fertilizantes y pesticidas aumentaron más del 100 %”, dijo Valens Andi, director de una cooperativa de agricultores en Indonesia.

“Frente a tales condiciones, muchos no podrán invertir en innovación a nivel de finca o adherirse a los estándares de desarrollo sostenible. Sin embargo, para 2030, las plantaciones de pequeños propietarios en Indonesia representarán alrededor del 60 por ciento del área de palma aceitera del país. Apoyar a estos pequeños agricultores para la producción sostenible será un desafío clave en los próximos años”, agregó.

En comparación con el caucho o el café, la palma aceitera, que prácticamente no tiene cosechas fallidas, es un ingreso estable, pero para aliviar la pobreza, los agricultores productores quisieran una porción un poco más grande del pastel del mercado global. También les daría la oportunidad de producir palma de forma sostenible y unirse a las tendencias mundiales en biodiversidad y protección del clima. Por desgracia, por lo mínimo que pagan los compradores, la innovación es imposible, y esto contrasta marcadamente con el compromiso de las empresas individuales (que compran materias primas de palma) con el desarrollo sostenible.

Los agricultores quieren una distribución justa de costos y riesgos a lo largo de la cadena de valor del aceite de palma. Las soluciones no serán las mismas en todas partes y pueden combinar enfoques voluntarios y obligatorios.

Heske Werburg, Director General de Solidaridad Europa, recomienda que “las empresas y los gobiernos de las regiones de consumo y producción tengan en cuenta los intereses de los pequeños agricultores al desarrollar e implementar políticas. La UE, a su vez, debe ayudar a los pequeños agricultores a cumplir con los requisitos del Reglamento de productos libres de deforestación de la UE y, en asociación con los países productores, abordar las causas profundas de la deforestación, incluida la pobreza”.

(Fuente: www.solidaridadnetwork.org. Fotos de fuentes públicas).



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com