La apicultura excesiva en las ciudades suizas podría ser perjudicial para las abejas silvestres y las abejas melíferas


La apicultura está en auge en las ciudades suizas. Pero el aumento descontrolado de abejas está ejerciendo una presión cada vez mayor sobre los polinizadores silvestres, lo que amenaza la biodiversidad urbana, concluye un nuevo estudio del Instituto Federal Suizo de Investigación para Bosques, Nieve y Paisaje WSL. 


por el Instituto Federal Suizo para la Investigación Forestal, de la Nieve y del Paisaje WSL


Los resultados sugieren que la apicultura en las ciudades requiere una mejor regulación.

El nuevo estudio tuvo como objetivo evaluar la sostenibilidad de la apicultura urbana en Suiza. Para ello, los dos investigadores de WSL, Joan Casanelles Abella y Marco Moretti, crearon un modelo computacional comparando el número existente de colmenas en catorce ciudades suizas con el entorno de floración disponible entre los años 2012-2018. Descubrieron que la cantidad de sitios de apicultura casi se triplicó en ese tiempo, de 3139 a 9370. El modelo sopesa la demanda de espacios verdes de las abejas frente a su disponibilidad real. Para la mayoría de las ciudades el modelo indicó un saldo negativo, sugiriendo que existe una oferta insuficiente de recursos florales para satisfacer las demandas de las abejas. «El mensaje clave de nuestros resultados es que los espacios verdes urbanos no pueden seguir el ritmo de la densidad existente de colmenas», dice Casanelles Abella. Los hallazgos de los investigadores confirman una tendencia similar observada en otras ciudades europeas como París, Berlín o Londres.

Según un estudio científico de Gran Bretaña, 7,5 colmenas por km 2 de espacio verde es un límite adecuado para una densidad de colmenas sostenible. En Suiza, sin embargo, solo las áreas rurales cumplen con este valor, mientras que en las ciudades la distribución de las colmenas es mucho más densa y frecuentemente excede el límite. Incluso cuando los investigadores simularon un aumento en el espacio verde urbano con un modelo de cálculo, no hubo una mejora significativa. «Aumentar los espacios verdes en un 75 por ciento es muy poco realista de todos modos, pero demuestra que, en realidad, simplemente no hay suficientes recursos», dice Casanelles Abella.

Competencia con polinizadores salvajes

Además, las abejas no son los únicos insectos polinizadores de las ciudades. «Cuando sobrecargas un sistema más allá de su capacidad de carga, automáticamente agotas todos sus recursos. A su vez, esto hace que los otros organismos que dependen de los mismos recursos sufran», dice Casanelles Abella. Por lo tanto, la escasez de alimentos afecta a todos los insectos que se alimentan de las mismas plantas con flores que las abejas melíferas manejadas, incluidas las abejas silvestres . De las aproximadamente 600 especies de abejas silvestres en Suiza, aproximadamente el 45 por ciento se consideran en peligro de extinción. Las ciudades pueden albergar una diversidad sorprendentemente grande de especies de abejas silvestres, 164 en el caso de Zúrich, según mostró un estudio reciente de WSL.

En este punto, es difícil evaluar el alcance exacto de los efectos negativos de la apicultura en la biodiversidad. La apicultura urbana se suma a la ya decreciente diversidad de abejas silvestres, y las abejas sufren las acciones combinadas de todos los factores estresantes globales en curso. Estos incluyen el cambio climático, así como la falta de recursos florales y plagas. «Estamos en una fase en la que la biodiversidad está disminuyendo constantemente y la naturaleza ya enfrenta grandes desafíos».

Las abejas también son ganado

Según Casanelles Abella, principalmente hay falta de información y control. «La gente a menudo percibe a las abejas como animales salvajes porque viven y se mueven libremente. En realidad, sin embargo, son mantenidas y criadas como cualquier otro ganado. Y en cuanto a esto, los humanos deben proporcionar un suministro adecuado de alimentos para las abejas».

Tradicionalmente, la apicultura es una forma de agricultura, pero en las ciudades, la cría de abejas se ha convertido cada vez más en una actividad recreativa. La gran mayoría de las personas que crían abejas son personas que desean contribuir a un entorno natural. Es relativamente fácil comenzar con la apicultura recreativa; el único requisito legal es el registro de la nueva colonia de abejas. Un entrenamiento es simplemente una recomendación.

No existen regulaciones sobre dónde y qué tan separadas deben colocarse las colmenas. “Necesitamos idear una estrategia inteligente para controlar la densidad de las colmenas, tal como se hace con el resto del ganado, sin afectar negativamente la buena voluntad de las personas”, dice Casanelles Abella. Los posibles enfoques, según él, serían introducir distancias mínimas legalmente requeridas entre las colonias de abejas, definir áreas en la ciudad de alto valor para las abejas silvestres, así como un mejor control de los recursos florales disponibles. Esto podría lograrse, por ejemplo, mediante el uso de mapas de biodiversidad.

Además, es necesario educar mejor al público sobre los efectos adversos de la apicultura, para que la biodiversidad urbana no se desequilibre. Las ciudades contienen hábitats importantes y, si se gestionan de forma sostenible, pueden contribuir significativamente a la conservación de la biodiversidad.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com