Cultivar sin fungicidas en la UE para 2030 parece una utopía


Durante una reunión de miembros de la Royal Dutch Association for Plant Pathology en Wageningen, varios productores hablaron sobre sus dilemas prácticos. 


Los expertos discutieron posibles soluciones para combatir las enfermedades de las plantas con menos productos químicos, como exige el Pacto Verde de la UE

Heijo Dodde escribe sobre esto en un artículo en el portal www.nieuweoogst.nl.

“Según la Oficina Central de Estadísticas, de los 9,3 millones de kg de sustancias químicamente activas utilizadas en la agricultura en los Países Bajos en 2019, más del 40 % están destinados a combatir enfermedades fúngicas.

Si existe la posibilidad de reducir el uso de fungicidas en invernaderos, ¿es posible dejar de usarlos en campo abierto después de 2030? Y si es así, ¿cómo?

Estos temas fueron el foco de atención de los expertos, que participaron en el foro de la Real Asociación Holandesa de Patología Vegetal, donde hablaron los profesionales.

Por ejemplo, el agricultor Jasper Rubos está preocupado por la disminución de la susceptibilidad de los patógenos fúngicos a los pesticidas: “Dependemos en gran medida de unos pocos agentes efectivos en los productos agroquímicos, lo que dificulta el manejo de la resistencia. Como resultado, el año pasado tuvimos muchos problemas con el mildiú velloso, especialmente en las cebollas. Estamos perdiendo buenos recursos como mancozeb sin alternativas disponibles”.

Por otro lado, la empresa de bulbos Gebroeders Hulsebosch en el norte de Holanda logró reducir a la mitad el uso de fungicidas en diez años. Nick Halsebosch, que dirige la empresa con su padre, su tío y sus primos, dice que han elegido una estrategia de mejora del suelo como base para hacer que la producción sea más sostenible: y sembrar abono verde.

Esto da como resultado un cultivo más viable con menos impacto de enfermedades, dice Halsebosch. Sin embargo, trabajar para mejorar la calidad del suelo y reducir el uso de productos químicos lleva mucho tiempo. Halsebos enfatizó que tener buenos recursos sigue siendo importante para obtener una cosecha: “No podemos permitirnos una mala cosecha y debemos poder combatir las enfermedades si es necesario”.

El productor Wilbert van Wijk explica que las manzanas y las peras son propensas a la sarna, el moho, el cáncer de los árboles frutales y la podredumbre negra debido a la larga temporada de crecimiento: “Tenemos que lidiar con requisitos que superan los requisitos legales del mercado y las expectativas de los consumidores que quieren. Tenemos siempre entregó fruta de primera clase sin daños”.

Van Wijk teme que si los productores se ven privados de fungicidas más fuertes, la calidad de la fruta se desplomará: “Nos preocupa que tengamos problemas con el almacenamiento a largo plazo si no nos deshacemos de los hongos patógenos durante la temporada de crecimiento”.

Cuando se trata de sustentabilidad, la genética a menudo se ve como el santo grial, dice Robert Graveland, director del centro de investigación de mejoramiento de papas HZPC: “Pero el mejoramiento es un proceso largo. Intentamos acelerar la obtención de nuevas variedades con la ayuda de nuevas tecnologías. Si posteriormente comercializamos variedades con resistencia, es importante que los productos fitosanitarios verdes puedan desempeñar un papel tangible en el apoyo a la producción”.

Jolanda Weissmuller de Bayer comentó que aún lleva mucho tiempo desarrollar agroquímicos verdes: “Vemos que la efectividad de los biofungicidas actuales es decepcionante. No son lo suficientemente fuertes como para reemplazar los sintéticos uno por uno. Además, la verdadera innovación, también en desarrollo, está por llegar”.

Señaló que en la actualidad, los productos verdes se utilizan principalmente en sistemas de cultivo robustos en combinación con variedades resistentes, por ejemplo, pero la adopción generalizada de tales sistemas aún requiere una gran cantidad de conocimiento y, por lo tanto, una estrecha interacción entre la ciencia y la práctica.

El experto Leendert Molendijk de la Wageningen University and Research hablará sobre el enfoque de sistemas como una oportunidad para limitar la presión de la enfermedad: “Se están desarrollando estrategias para el manejo integrado de cultivos. El objetivo es desarrollar sistemas viables a nivel regional basados ​​en un plan de cultivo complejo de varias etapas, variedades fuertes, suelos sanos y un seguimiento cuidadoso”.

Los principales programas de investigación lanzados en los últimos años, incluido Future Farm, ya han demostrado que un enfoque sistemático puede ahorrar entre un 40 y un 79 por ciento en el uso de fungicidas. Los ahorros dependen de la temporada de crecimiento y la cosecha, dice Molendijk. “En tales sistemas, las papas parecen ser más rentables que la remolacha azucarera”, informa el investigador.

Yvonne Guyer, de la consultora CLM, está convencida de que si se quiere lograr el objetivo de reducir drásticamente los pesticidas para 2030, los agricultores deben recibir una compensación directa de los consumidores de alimentos más saludables: “Los consumidores deben repensar y estar dispuestos a pagar más por los alimentos. Si utilizamos menos recursos, la producción cae un 20 por ciento. Entonces la comida se vuelve mucho más cara”.

(Fuente: www.nieuweoogst.nl. Autor: Haijo Dodde. Foto: pixabay.com). 



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com