Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

El papel del zinc en la dieta de las vacas lecheras




Este mineral es esencial en muchos aspectos de la salud y el crecimiento del ganado.


Así lo recuerda Peter Witty, nutricionista independiente y consultor ganadero de Winnipeg, en un artículo del portal agrícola canadiense Grainews.ca.

“El zinc es uno de una docena de micronutrientes necesarios para la buena vida y la productividad del ganado lechero. Y no debemos olvidarlo, ya que el zinc realiza muchas funciones diferentes en las vacas lecheras y de diferentes maneras.

La atención al zinc en la dieta se debe en gran parte a su extenso estudio durante los últimos 100 años. Se ha demostrado científicamente que el zinc forma parte de más de 300 sistemas enzimáticos de mamíferos (proteínas especializadas que desencadenan reacciones bioquímicas en el cuerpo) involucrados en el metabolismo energético celular, la síntesis de proteínas y el proceso reproductivo, así como la genética y la función inmunológica en el ganado.

El Consejo Nacional de Investigación (NRC) de Canadá informa que el ganado lechero requiere alrededor de 40 mg/kg de zinc en la dieta para realizar adecuadamente estas funciones. Como nutricionista lechero, he balanceado varias dietas para vacas lactantes, secas y jóvenes, y aquí hay algunos ejemplos de experiencia personal.

Hace unos 10 años, desarrollé una ración para vacas secas y lactantes para un hato lechero de 100 cabezas en el sur de Manitoba. Hubo una alta incidencia de pietín y separación de líneas blancas en el rebaño. Sugerí darle zinc-metionina (un zinc quelado específico) a razón de cuatro gramos por cabeza por día. Después de seis meses, la mayoría de estos problemas en las pezuñas prácticamente habían desaparecido. El recortador de pezuñas incluso notó que el cuerno de la pezuña del rebaño de vacas se volvía mucho más duro durante el corte.

Se ha demostrado que la metionina de zinc estimula la producción de queratina celular en las puntas de los pezones de las vacas, el tejido que forma una capa protectora alrededor de la abertura del pezón y ayuda a prevenir la mastitis. Entonces, a pedido de un fabricante hace unos cinco años, agregué cinco gramos de metionina de zinc por cabeza por día a la ración de lactancia para 150 vacas. El recuento de células somáticas en el rebaño se redujo de 260 000/mL a alrededor de 190 000/mL en unas tres semanas.

Hay un número creciente de estudios que investigan la actividad antibacteriana y no enzimática más física/directa del zinc en la dieta en el ganado lechero.

Por ejemplo, recientemente se han desarrollado nanopartículas de óxido de zinc (ZnO-NP) con tamaños de partículas microscópicos que van de uno a 100 nm. En este tamaño ultrapequeño, investigadores de la India (2020) demostraron que 650 y 850 µg/mL de ZnO-NP redujeron significativamente los niveles de organismos causantes de mastitis en muestras de leche contaminada recolectadas de hatos lecheros locales durante la lactancia.

Estudios de laboratorio in vitro similares de ZnO-NP mejoraron la tasa de crecimiento de los microorganismos del rumen al mejorar la fermentación ruminal de los nutrientes dietéticos agregados y mejorar la síntesis de proteínas microbianas del rumen.

Sin embargo, a pesar de que se han llevado a cabo muchas investigaciones, el estudio de la tecnología del zinc aún está en pañales. Se necesita más investigación antes de que el nanozinc, como el óxido de zinc regular, pueda agregarse a las dietas prácticas de productos lácteos.

En general, el zinc dietético tiene un futuro prometedor como nutriente vital para el ganado lechero”.

(Fuente: www.grainews.ca. Autor: Peter Witty. Foto: pixabay.com).




WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com