Granjeros metanizadores: cómo se hace en Francia


La cooperación agrícola de los agricultores de la región más ganadera de Francia permite resolver el problema de transformar el estiércol en fertilizantes orgánicos y ganar dinero extra con la electricidad


Camilo Friol, periodista del portal español www.campogalego.es, dice: “Hay 500 granjas en Francia que usan biometano como energía, y la mayoría están en la región de Bretaña, donde muchas crían vacas y cerdos. La cooperativa Métha-Ferchaud, propiedad de tres granjas, dos lecheras y una porcina, ubicada en Martigne-Ferchaud en Bretaña, posee una planta de biogás colectiva.

“Unirme a este proyecto colectivo fue una forma de diversificar mis actividades agrícolas. Ya tenía paneles fotovoltaicos instalados en mi granja y queríamos seguir produciendo energía verde”, dice Genael Hamlen, propietario de una granja lechera en Rethier, GAEC Ker Laezh, con 150 vacas y 170 hectáreas de tierra. Es miembro de la Asociación de Agricultores de Metanizadores de Francia.

En 2016, tres explotaciones ganaderas cercanas pusieron en marcha una planta de metano para procesar purines y estiércol. Hoy, estas granjas dan energía a 1000 hogares y utilizan el calor para secar la alfalfa que cultivan en sus tierras.

Génaël Hamelin destaca el hecho de que Métha-Ferchaud es un proyecto colaborativo gestionado por varios socios: “El espíritu empresarial y la cooperación son muy importantes para mí, porque así es como intercambiamos conocimientos y nos apoyamos mutuamente. Por ejemplo, mi socio es la planta de biogás Stéphane Boudet, que a su vez tiene una granja de cerdos en Fers. Hay 230 reinas reproductoras y 86 hectáreas de cultivos, destinados principalmente al cultivo de cereales para la alimentación de los cerdos”.

Frédéric Brizard y Stéphane Choquet también participan en el proyecto: 150 vacas y 240 hectáreas de tierra agrícola. La planta de biogás está situada en un lugar intermedio entre los tres parques para facilitar el transporte de purines y acortar la distancia de entrega. La planta de biogás cuenta con un trabajador a tiempo completo para el mantenimiento del biorreactor y un descargador encargado de transportar los purines desde las granjas y devolver el material digerido como fertilizante a las tierras de cultivo.

Tres granjas tienen dos pozos de estiércol, uno más pequeño para purines frescos producidos por el ganado y otro más grande para almacenar estiércol orgánico preparado. Un metro cúbico de material digerido equivale a 5 unidades de nitrógeno.

“En Bretaña, en la década de 1990, tuvimos serios problemas con la contaminación del suelo debido a la densidad del ganado. Los suelos aquí son muy arenosos, de origen granítico y por lo tanto muy permeables, lo que contribuye a la contaminación de las aguas subterráneas, dice Genael Hamlen. – La presión de la opinión pública, a medida que la gente se interesaba activamente por el aspecto medioambiental de la cría de animales, llevó a la aprobación de normas restrictivas por parte de las autoridades de acuerdo con la Directiva Europea sobre Nitratos. En total, en Francia, se vieron afectados 1.500 productores y 100.000 hectáreas de tierras agrícolas declaradas zonas vulnerables. Hoy, este problema de contaminación ha disminuido y está bajo control. Sin embargo, los niveles de nitratos en suelos y acuíferos son evaluados continuamente por los técnicos de la administración. Los agricultores debemos declarar anualmente cuántas vacas tenemos y por lo tanto cuántas unidades de nitrógeno producimos. A esto se le suma el abono químico que compramos, y el resultado de la suma se divide por la superficie de tu terreno de cultivo. Hay que seguir las reglas».

Hay 2 millones de cabezas de ganado en Bretaña, de las cuales 740 000 (37 %) son vacas lecheras, que producen 5,3 millones de toneladas de leche al año (40 % de la producción francesa). La región también produce carne de vacuno (150 toneladas por año), 8,6 millones de pollos (33% de la producción francesa) y 13,7 millones de cerdos (54% de la carne de cerdo francesa).

Esta cantidad de ganado ha llevado a la adopción de estrictas normas ambientales que limitan el uso de estiércol en Bretaña.

El límite máximo permitido al fertilizar suelos agrícolas es de 220 unidades de nitrógeno por hectárea, de las cuales 70 pueden provenir de fuentes orgánicas.

La inversión total en el lanzamiento de Métha-Ferchaud fue de 1,6 millones de euros. El 83% se dedicó a la construcción de una planta de biogás y el 17% a un depósito de residuos y productos usados, entre otras instalaciones.

Seis socios aportaron el 4% del capital requerido, unos 15.000 euros cada uno. El 30% provino de subsidios tanto regionales como departamentales, mientras que el 65% restante fue financiado por un préstamo bancario.

El 60% de los materiales que entran en el digestor son purines y estiércol de tres explotaciones ganaderas, mientras que el 40% restante son residuos de cereales, cultivos energéticos, lodos de depuradora y residuos de la industria alimentaria. Los ciudadanos también pueden traer los restos de diversos materiales vegetales.

“Lo más importante para el correcto funcionamiento del digestor es tener siempre estiércol fresco”, explica Genael Hamlen. – Dos días a la semana, los socios transportan purines desde las granjas hasta la planta de metano, que consume 25 metros cúbicos diarios. La mezcla es 80% estiércol de vaca y 20% estiércol de cerdo. Además del almacenamiento de estiércol, existen otros sitios en el territorio de la planta para almacenar el resto de los productos utilizados en la mezcla: 5 metros cúbicos por día de suero y 20 toneladas por día de residuos de centeno, paja o maíz.

El digestor es un pozo tubular de 6 metros de profundidad, donde se mezclan sustancias sólidas y líquidas, cuya fermentación alcanza una temperatura de 42 grados. El biometano resultante sale por un conducto situado en la parte superior, mientras que la parte líquida más pesada se queda en la parte inferior. Luego, el gas se enfría y se alimenta a dos motores de 200 y 300 kW, que convierten el biogás en electricidad. Se producen aproximadamente 500kw/hora. La energía generada se inyecta a la red a través de la empresa estatal francesa EDF, que paga 23 céntimos por kWh.

Es muy importante explicar a la sociedad civil que los agricultores también se preocupan por el medio ambiente y contribuyen a la economía circular a través de proyectos como este. Realizamos jornadas de puertas abiertas, incluso para escolares. Cuando se puso en marcha el proyecto, 1.200 personas visitaron las instalaciones durante dos días de puertas abiertas.

En lo que respecta a los fertilizantes orgánicos, el material digerido tiene una mejor eficiencia que el simple lodo de materia prima. Por ejemplo, si tomamos estiércol de vacas lecheras, contendrá 2,5 unidades de nitrógeno y un metro cúbico de digestato contiene 5,5 unidades de nitrógeno. Este es un fertilizante más concentrado y es mejor absorbido por las plantas que el purín puro. Al obtener unidades adicionales de nitrógeno en los cultivos de trigo y maíz, ahorro. Solía ​​usar fertilizantes químicos, que ahora no necesito con el digestato».

Los agricultores construyeron un secador grande en el sitio de la planta de biogás. El calor generado se transfiere a través de tuberías y sale por varios orificios en el piso de la secadora, se proporciona a empresas de terceros como fuente de ingresos adicionales.

(Fuente: www.campogalego.es. Autor: Camilo Friol). 



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com