La pintura ultravioleta biocida para gallineros ayuda a combatir los escarabajos con Alphytobuses


Científicos de Polonia y Kazajstán llegaron a esta conclusión después de probar una pintura biocida de liberación lenta a base de agua que contiene compuestos insecticidas y antimicrobianos y tintes que irritan al escarabajo dañino.


Un interesante trabajo fue publicado por un grupo de investigadores (Departamento de Higiene Animal y Medio Ambiente, Universidad de Warmia y Mazury en Olsztyn, Polonia; Departamento de Tecnología y Recursos Biológicos, Universidad Nacional de Investigación Agraria de Kazakh, Kazajstán) en la revista Animals 2022 sobre el portal www.mdpi.com.

“La producción y consumo de carne de ave a nivel mundial sigue creciendo, por lo que la seguridad de los productos avícolas es una prioridad para los consumidores, productores y autoridades. Por lo tanto, es importante encontrar una solución eficaz para mantener una higiene adecuada en la industria avícola.

Las granjas avícolas modernas tienen dos problemas: los escarabajos Alphytobus y las bacterias patógenas.

Alphitobius diaperinus , nativo de los trópicos, es un insecto capaz de vivir en ambientes alterados por humanos, principalmente en granjas de pollos de cama. Las altas temperaturas del aire en los gallineros y una capa de cama húmeda favorecen el desarrollo de escarabajos durante todo el año.

En los gallineros, los Alphytobuses se alimentan de aves muertas y enfermas, estiércol de pollo y otros materiales orgánicos. El insecto es el vector y reservorio de muchos patógenos avícolas, incluidas las bacterias (por ejemplo , Salmonella spp ., Campylobacter spp ., Staphylococcus spp. , Escherichia coli ), hongos ( Aspergillus spp ., Candida spp.) , protozoos ( Eimeria spp. ), virus (que causan la enfermedad de Marek, la enfermedad de Gumboro, la enfermedad de Newcastle, la gripe aviar) y los parásitos de las aves. Además del daño directo a los animales, los escarabajos dañan las estructuras de los edificios al roer pasajes en ellos.

Tanto las altas densidades de población como la cría intensiva pueden conducir al desarrollo de patógenos en los gallineros, lo que aumenta el riesgo de enfermedades infecciosas. En áreas de ganadería intensiva, el aire está contaminado con altas concentraciones de microorganismos, principalmente bacterias. Los “aerosoles” bacterianos consisten principalmente en estafilococos y estreptococos, así como numerosas bacterias Gram-positivas y Gram-negativas.

El microclima en las granjas avícolas está determinado por las propiedades físicas y químicas de la cama. Factores como la temperatura, la humedad y el pH de la cama afectan a la abundancia y actividad de los microorganismos tanto en la propia cama como en el aire de las instalaciones ganaderas. Los pollos de engorde en las granjas avícolas suelen permanecer en contacto con la cama durante todo el período de crianza, por lo que tanto la calidad adecuada de la cama como la ventilación son importantes: el alto pH de la cama acelera en gran medida la descomposición del ácido úrico en amoníaco.

Debido a los riesgos ambientales y epidemiológicos, el monitoreo y control continuo de los microorganismos y sus vectores en el ambiente avícola es fundamental.

La desinfección y la desinfestación efectivas son la clave para el trabajo apresurado de las granjas avícolas modernas y la seguridad de los productos avícolas. La implementación adecuada de todos los pasos en los procedimientos de limpieza, desinfección y desinfestación y el uso de productos apropiados son fundamentales para la prevención y el control de zoonosis y enfermedades animales.

Dichos productos incluyen pintura biocida a base de agua de liberación lenta que contiene compuestos insecticidas (insecticida químico y repelente óptico contra A. diaperinus ) y compuestos antimicrobianos.

El insecticida químico es la permetrina, un piretroide sintético que puede usarse contra varios tipos de insectos. La permetrina actúa como veneno estomacal cuando los insectos la comen o como veneno de contacto cuando está en contacto directo con las plagas objetivo. Si el insecto consume o tiene contacto directo con la permetrina, el sistema nervioso se ve afectado. El fármaco es eficaz contra huevos, larvas, pupas y adultos.

Además, se recomienda el uso de piretroides contra insectos (a menos que se confirme la resistencia) debido a su rápida destrucción y alta eficacia insecticida a dosis bajas.

El repelente óptico es una mezcla de ultramar y violeta. La percepción de la luz es fundamental para los insectos. Muchos escarabajos son vulnerables a la luz azul y violeta (fotorreceptores sensibles). Por lo tanto, la adición de un pigmento azul (ultramar) y un pigmento violeta (violeta 23) a la pintura puede brindar protección adicional contra A. diaperinus .

Se conocen varias pinturas con propiedades insecticidas, pero hasta el momento no se han utilizado en gallineros contra A. diaperinus .

Los ingredientes activos antimicrobianos de la pintura biocida probada son piritiona de zinc y 1,2-benzisotiazol-3(2H)-ona. A diferencia de otros ingredientes antimicrobianos con plata y cobre, el zinc es un agente antimicrobiano de amplio espectro.

La piritiona de zinc inhibe el crecimiento de hongos a través de la entrada de cobre y el daño a las proteínas de hierro y azufre; también despolariza el potencial eléctrico de la membrana en los hongos. También se sabe que el 1,2-benzisotiazol-3(2H) es un agente antimicrobiano eficaz.

El experimento se llevó a cabo en una granja avícola (Voivodato de Pomerania, norte de Polonia) e incluyó dos grupos.

Cada grupo consistió en un galpón con la máxima densidad de población (20.500 gallinas Ross 308). Los pollitos se criaron en camas de paja de centeno (de unos 15 cm de espesor) durante 40 días.

Cada período de cría fue seguido por un período de limpieza de 3 semanas después de retirar las aves. Se dotó al local de ventilación mecánica regulable, iluminación artificial con intensidad de luz regulable.

En ambos galpones, las aves tuvieron acceso constante a agua de bebida y recibieron dietas comerciales estándar (iniciadora, 1-10 días; crecimiento I, 11-20 días; crecimiento II, 21-31 días; finalización, 32-40 días, según el instrucciones del fabricante, Schaap-Pol Ltd. Polczyno, Polonia).

El factor experimental fue el uso de insecticidas.

Se aplicó cal (300 ml/m 2 ) en un gallinero siete días antes de cada ciclo de producción usando una unidad hidrodinámica; m 2 al inicio del experimento (siete días antes del primer ciclo de producción).

Se colocaron trampas para escarabajos en gallineros y en el momento de la transición a un nuevo alimento (días 10, 20, 31 y 40 de cultivo), se colectaron los insectos de las trampas, se colocaron en cuerdas de polietileno y se congelaron por 48 h. A continuación, los insectos se transfirieron a cajas de Petri y se contaron.

Se tomaron muestras de aire para análisis microbiológico en los días 1, 21 y 40 de cultivo por sedimentación de aire utilizando placas de Petri.

Resultó que en el gallinero pintado, las plagas se escapaban de las paredes hacia el centro, donde quedaban atrapadas en trampas.

En otro gallinero no se observó esta correlación, lo que significa que los principios activos de la pintura insecticida probablemente podrían afectar el movimiento de los insectos. Esta observación puede contribuir al control de A. diaperinus  en los gallineros.

Si se conocen las áreas donde las plagas están más concentradas, se pueden aplicar medidas de control adicionales, incluidos métodos naturales como el uso de aceites esenciales. Por lo tanto, la investigación actual abre una nueva vía para reducir los productos químicos en la cría de animales.

Con respecto a la contaminación bacteriana del aire, tanto el encalado como la pintura biocida analizada fueron métodos de desinfección efectivos que mejoraron la calidad microbiológica del aire en las naves avícolas. Sin embargo, los mejores resultados se lograron en el grupo de pinturas biocidas.

En cuanto a la ropa de cama, ni la cal ni las pinturas biocidas han mostrado un efecto similar a los desinfectantes específicos para ropa de cama. Pero nuevamente, la pintura biocida funcionó mejor que el encalado simple: redujo la humedad de la cama y la concentración de amoníaco en mayor medida que el encalado.

Se puede considerar un método combinado, que implique la aplicación de una pintura biocida seguida de la adición de un desinfectante (como aceites esenciales naturales) a la ropa de cama.

Los resultados muestran que la pintura biocida probada puede ser una alternativa eficaz a otros insecticidas y desinfectantes. Además, el estudio es práctico y será de gran ayuda para los avicultores a la hora de controlar las poblaciones de A. diaperinus y mantener una buena higiene en los gallineros”.

Basado en un artículo de un grupo de autores (Sara Dzik, Tomasz Mitunevich, Arifzan Beisenov) publicado en el portal www.mdpi.com.

Foto: pixabay.com.