Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

¿Por qué el estrés por calor es peligroso para los cerdos?



Reducción del aumento de peso, enfermedades e infertilidad estacional son consecuencia del calor en la pocilga


Mantener fresca a la población de cerdos es esencial con el aumento de las temperaturas en el verano, dice la experta en salud porcina Madeleine Ostendorff en una entrevista con www.agriculture.com.

Los cerdos son más susceptibles a los efectos del estrés por calor que otros animales de granja. Producen mucho calor metabólico, el calor interno que genera un animal a medida que se alimenta y crece, y no tienen glándulas sudoríparas que los ayuden a mantenerse frescos.

El estrés por calor tiene muchos costos ocultos, y aunque es difícil cuantificar la pérdida de productividad, Matt Romoser, especialista en cerdos de Iowa, dice que las pérdidas por estrés por calor son muy comparables a algunas de las peores enfermedades.

A corto plazo, el estrés por calor reduce el consumo de alimento. Debido a que los cerdos no pueden perder el exceso de calor, es más probable que reduzcan su ingesta de alimentos y beban con mayor frecuencia, lo que reducirá su tasa de crecimiento. Además, las cerdas tienen una fertilidad reducida, como lo demuestran las camadas más pequeñas y las tasas de fertilidad más bajas durante los meses más cálidos del año.

A largo plazo, el estrés por calor puede conducir a un aumento de la permeabilidad intestinal y desencadenar una afección llamada «síndrome del intestino permeable». Cuando un cerdo se calienta demasiado, la sangre en el sistema circulatorio se redistribuirá hacia la piel en un intento de enfriar el cuerpo, lo que reduce el flujo de sangre al tracto gastrointestinal. Las proteínas en el intestino pueden descomponer el revestimiento y exponer el cuerpo a bacterias y patógenos.

“Por lo tanto, una temperatura corporal elevada se genera a partir de dos fuentes: el clima y una reacción febril debido a las bacterias”, dice Romoser. “La combinación de estos factores dificulta que se elimine el calor del cuerpo de los cerdos”.

La forma más fácil de determinar si un cerdo está bajo estrés por calor es monitorear la condición y el comportamiento del animal. La respiración acelerada y trabajosa es una clara señal de un problema, al igual que el hecho de que los animales estén constantemente acostados en el piso de concreto, tratando de refrescarse o buscando un lugar debajo de las canaletas o bebederos.

El mantenimiento estacional de la pocilga en forma de verificación de los sistemas de ventilación debe realizarse antes del inicio de los días calurosos.

Cuanto más grande es el cerdo, más propenso es a sobrecalentarse. A medida que el animal se acerca al peso de mercado, verifique que los sistemas de ventilación funcionen correctamente. La clave es asegurarse de que haya suficiente aire fresco en la habitación. Como último recurso, se puede recurrir a la mojadura directa de la piel de los animales y, por supuesto, se les puede proporcionar agua limpia y fresca para que beban cuando la necesiten.

(Fuente: www.agriculture.com. Fotos de fuentes públicas). 




WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com