¿Qué rizobacterias se utilizan para el tratamiento de semillas?


¿Cuál es el beneficio de cebar las semillas con rizobacterias, incluidas las cepas de entornos estresantes?, dijeron los investigadores. Según su experiencia, las rizobacterias del desierto mejoraron significativamente la germinación de pepinos durante el tratamiento de semillas.


Un grupo de científicos del Instituto Tecnológico Nacional de México y la Universidad Juárez del Estado de Durango publicaron un artículo en la revista Agronomía 2023 en el portal MDPI. El artículo proporciona una descripción general de las bacterias utilizadas para aumentar la fuerza de las semillas y las plántulas, como una forma de biotratamiento.

“El pepino es una planta de la familia de las calabazas, ampliamente cultivada en todo el mundo en campo abierto y en condiciones protegidas. Los pepinos son apreciados por su sabor y frescura así como por su valor nutricional ya que son fuente de fibra, carbohidratos, proteínas, magnesio, hierro, vitaminas B y C, flavonoides, compuestos fenólicos y antioxidantes.

Para asegurar la productividad de este cultivo se requiere material de semilla de alta calidad que garantice una adecuada y rápida germinación, ya que esta etapa es una de las más sensibles a condiciones adversas y afecta directamente el enraizamiento, crecimiento y rendimiento de los pepinos.

Actualmente se están explorando diversas alternativas para mejorar la germinación de las semillas, aumentar su respeto por el medio ambiente y reducir el uso de tratamientos agroquímicos.

Las rizobacterias estimulantes del crecimiento vegetal (PGPR) son de interés hoy en día a este respecto, especialmente aquellas cepas aisladas de ambientes estresantes.

Los PGPR aumentan la germinación de las semillas al promover la producción de metabolitos (sideróforos y ácido cianhídrico), la síntesis de antibióticos, enzimas y fitohormonas (auxina, citoquinina y ácido giberélico) y otras acciones concomitantes, como una mejor solubilidad del fosfato para la colonización del suelo y las raíces. .

Actualmente, una amplia gama de microorganismos se caracterizan como PGPR, cumpliendo varios criterios.

La síntesis de fitohormonas como las auxinas y el etileno además del ácido indolacético se realiza mediante cepas de géneros. Aeromonas , Agrobacterium , Allorhizobium , Arthrobacter , Azoarcus , Azorhizobium , Azospirillum , Azotobacter , Bradyrhizobium , Burkholderia , Caulobacter , Chromobacterium , Delftia , Enterobacter , Flavobacterium , Frankia , Gluconacetobacter , Klebsiella ,Mesorhizobium , Micrococcus , Paenibacillus , Pantoea , Pseudomonas , Rhizobium , Serratia , Streptomyces , Thiobacillus , así como los géneros Acinetobacter .

En el caso del género Bacillus , representa la producción de citoquininas, auxinas y giberelinas, así como la síntesis de metabolitos secundarios que le confieren actividad antimicrobiana.

Las cepas pertenecientes al género Pseudomona tienen características de síntesis de ácido indolacético, solubilización de fosfatos, fijación de nitrógeno y producción de fitohormonas como giberelinas y citoquininas, que son claves para el desarrollo de las plantas.

Las bacterias del género Sinorhizobium se caracterizan por ser fijadoras de nitrógeno con actividad antimicrobiana.

En este estudio, las bacterias fueron donadas por el Laboratorio de Ecología Microbiana de la Universidad Juárez, Estado de Durango. Provienen de la rizosfera de diversas plantas del desierto de Chihuahua, que se desarrollan en condiciones de alta salinidad o sequía. Se aislaron cepas de Bacillus cereus (KBEndo4P6) y Sinorhizobium meliloti (KBEkto9P6) de Sartwellia sp , KBEndo3P1 ( Acinetobacter radioresistens ) de Peganumharmala , KBEndo6P7 ( Pseudomonas paralactis ) de Tiquilia.sp .

En el diseño experimental, la distribución de los tratamientos fue un diseño completamente al azar con cinco repeticiones por tratamiento, con una placa petri como unidad experimental.

Se evaluó el efecto del biocebado con rizobacterias sobre varios parámetros, como porcentaje de germinación y viabilidad y tasa de germinación, entre otros, así como la síntesis de fitocompuestos en semillas de Cucumis sativus .

Todos los tratamientos mejoraron la germinación, el índice de germinación, el vigor, la longitud del tallo y la raíz, y aumentaron la cantidad de fitoquímicos.

La rizobacteria KBEndo3P1 mostró la mejor opción: aumentó el porcentaje de germinación en un 20%, la tasa de germinación en un 50% y la energía de la semilla en un 60%, así como la longitud de la raíz en un 11% y el tallo en un 48% en comparación con el control, y la cantidad total de fenoles y antioxidantes aumentó un 9% y un 29% respectivamente.

Conclusión. El biocebado con rizobacterias que promueven el crecimiento aumenta la germinación, lo que da como resultado una producción de plántulas más sobresaliente y una longitud de raíces más larga, lo que aumenta la eficiencia de los procesos de absorción de agua y nutrientes y mejora los rendimientos”.

Basado en un artículo de un grupo de autores (Laura-Andrea Perez-Garcia1, Jorge Saenz-Mata, Manuel Fortis-Hernandez, Claudia Estefania Navarro-Muñoz, Ruben Palacio-Rodriguez, Pablo Preciado-Rangel) publicado en el portal www.mdpi .com.