Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

Huella de carbono de la agricultura ecológica y convencional comparada


La producción agrícola a menudo se presenta como una fuente de emisiones de gases de efecto invernadero, pasando por alto la posibilidad de secuestro de carbono en toda la finca que ha adoptado prácticas orgánicas.


Investigadores del Instituto de Protección Vegetal del Instituto Nacional de Investigación de Polonia (Małgorzata Holka, Jolanta Kowalska, Magdalena Jakubowska) sugieren considerar la agricultura orgánica como un instrumento importante y real de gestión del clima. Proporcionaron algunas evidencias a favor de los orgánicos en un artículo publicado en la revista Agriculture 2022 en el portal MDPI.

“La mayor conciencia sobre el cambio climático ha impulsado una gran cantidad de investigaciones que comparan las emisiones de gases de efecto invernadero en varios sistemas de producción agrícola en Europa, donde la agricultura orgánica se considera un sistema respetuoso con el medio ambiente y está en línea con el concepto de agricultura sostenible.

Varios estudios han demostrado que la agricultura ecológica puede reducir la huella de carbono en comparación con la agricultura intensiva.

En el sistema de producción tradicional, el uso de una gran cantidad de agroquímicos y maquinaria agrícola permite alcanzar altos rendimientos en los cultivos. La agricultura ecológica suele caracterizarse por un menor aporte de insumos agrícolas, por lo que el impacto de la agricultura ecológica por unidad de superficie de terreno suele ser menor.

Por ejemplo, los investigadores compararon el impacto ambiental de los sistemas de cultivo de lechuga al aire libre orgánicos y tradicionales en el norte de Grecia.

Con respecto a una hectárea como unidad funcional, los resultados del análisis integrado mostraron que las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la agricultura orgánica (medidas en equivalentes de dióxido de carbono (CO 2 eq)) ascendieron a 1603 kg eq. CO 2 , mientras que el sistema convencional supuso 1893 kg eq. CO 2. El riego y la fertilización fueron las principales fuentes de emisión.

Bajo condiciones similares en Europa Central, las emisiones de GEI de la producción de papa orgánica ascendieron a 0,126 kg CO 2 eq. por kilogramo de patatas y fueron un 18% inferiores en comparación con el cultivo tradicional de patatas.

En una evaluación de impacto ambiental de los sistemas de producción de puerros orgánicos y tradicionales en Bélgica, se encontró que el potencial de calentamiento global (GWP) por metro cuadrado de tierra en la agricultura orgánica era de 0,12 kg eq. CO 2 y fue tres veces menor que en el sistema tradicional (0,36 kg eq. CO 2 ).

En España, se compararon los GWP entre los sistemas de cultivo de pasto orgánico y tradicional. Para ambas unidades funcionales de 1 ha y 1 kg, el sistema orgánico contribuyó significativamente a la reducción de las emisiones de GEI (entre 35,9 y 64,7 % y entre 16,3 y 41,9 %, respectivamente).

Las granjas de cultivos tienen bastante influencia sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. En primer lugar, se trata de un aumento cuantitativo de la masa de residuos vegetales en los campos.

Los residuos de cultivos contribuyen a la acumulación de carbono orgánico, reduciendo el consumo de combustible y, como resultado, reduciendo las emisiones de GEI de la quema de combustible, la erosión hídrica y eólica. También contribuyen a aumentar la capacidad hídrica de los suelos ya la conservación de la biodiversidad en las capas del subsuelo.

La labranza de conservación combinada con residuos de cultivos o mantillo de cultivos de cobertura ya es una práctica conocida para la tolerancia a la sequía. Si bien todos los tipos de cultivos de cobertura brindan muchos beneficios, algunas mezclas (como pastos y leguminosas) son mejores para almacenar carbono orgánico en el suelo. De los cultivos comerciales anuales, el maíz en grano deja muchos residuos vegetales que tienen un efecto beneficioso sobre el contenido de materia orgánica.

El tiempo para la acumulación de materia orgánica se estima en 10-30 años de prácticas agrícolas consecutivas, luego de lo cual el contenido de materia orgánica se estabiliza y no aumenta más.

La transición de cultivar cereales en monocultivo a cultivarlos en rotación con una parte de pastos en tierras cultivables resultó en un aumento del carbono orgánico a una tasa del 1% por año (0,5 t C por ha por año) en condiciones medias europeas.

Otra práctica popular es la resiembra de leguminosas como vecinas intermedias del cultivo principal. Las leguminosas realizan muchas funciones adicionales, incluida la limitación de la lixiviación de nitratos (NO 3) y la contaminación, la asimilación de nitrógeno atmosférico.

El arado profundo es perjudicial para la salud del suelo. Según estudios de campo realizados de forma independiente en muchos lugares del mundo, se estima que la siembra directa durante 20 años provocó un aumento de C (en una capa de 0 a 30 cm) en un promedio de 10 a 20 %).

En los EE. UU., la tasa anual de acumulación de carbono orgánico en campos sin labranza fue de aproximadamente 0,34 t/ha. Debido al uso menos intensivo de las máquinas de labranza, las reducciones de emisiones de GEI con la labranza reducida y la siembra directa se lograron en un 40 % y un 70 %, respectivamente, en comparación con la labranza convencional.

Finalmente, una de las soluciones para la mitigación del cambio climático es la agrosilvicultura.  

Este sistema consiste en la integración de plantas leñosas con cultivos herbáceos o animales de granja, lo que permite llevar a cabo agronegocios rentables de manera sostenible y ambientalmente racional. El papel de la agrosilvicultura en la lucha contra el cambio climático se destacó en la 24.ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24) en Katowice en 2018.

En Polonia, la cantidad de CO absorbida por los bosques es de 771 kg CO 2 por hectárea.

Otros estudios han demostrado un aumento del 19 % en el secuestro de C como resultado del cambio de uso de la tierra cultivable a pastoreo permanente, mientras que la forestación de tierras cultivables aumentó la acumulación de C en un 53 %.

En bosquetes de corta rotación se observó un aumento del contenido de C en la materia orgánica de 0,3 t C/ha/año, lo que corresponde a 1,1 t CO 2 /ha/año.

Las tiras protectoras contribuyeron a un aumento del 1,3 % en el almacenamiento de carbono en el suelo; la acumulación de árboles de C (excluyendo el sistema de raíces) aumenta su contenido en unas 2,8 t de C por hectárea al año.

Basado en un artículo de un grupo de autores (Małgorzat Holka, Jolanta Kowalska, Magdalena Jakubowska), publicado en el portal www.mdpi.com.



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com