Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

La colza de invierno y las legumbres juntas crean hambre de nitrógeno para las malas hierbas


Los científicos han descubierto qué legumbres son mejores para proteger la colza de las malas hierbas sin herbicidas


Un equipo internacional de investigadores de Francia y Canadá publicó los resultados de un experimento para seleccionar los mejores vecinos verdes para la colza de invierno en un artículo en Agronomy 2022 en el portal MDPI.

“El control de malezas con herbicidas como estrategia única tiene una serie de desventajas, que incluyen impactos ambientales negativos, costos de agroquímicos y el riesgo de que las poblaciones de malezas se vuelvan resistentes a uno o más herbicidas.

La colza de invierno ( Brassica napus L. ) es el cultivo de semillas oleaginosas dominante en el norte de Europa y se sabe que requiere grandes cantidades de nitrógeno para crecer y pesticidas para manejar varios factores bióticos críticos.

Las malas hierbas son uno de los principales factores que limitan los rendimientos. En Francia, donde los híbridos de colza de invierno resistentes a herbicidas están prohibidos, los costos del tratamiento con herbicidas representan el componente más costoso de los costos de cultivo de colza de invierno.  

Debido a la dificultad de encontrar herbicidas de postemergencia selectivos contra las malas hierbas dicotiledóneas en la colza de invierno, el control de malas hierbas se basa principalmente en la aplicación de herbicidas de preemergencia, una práctica común en Francia. Para aumentar la resiliencia de los sistemas agrícolas, se necesitan nuevos métodos de cultivo que dependan menos de los herbicidas.

Varios estudios han examinado la competencia entre cultivos y malezas, incluidos los rasgos funcionales de las plantas asociados principalmente con la competencia por la luz, como la altura, el área foliar, el crecimiento temprano y el cierre de la copa.

En los sistemas agrícolas modernos en Europa, los campos de colza consisten predominantemente en un solo cultivo con baja diversidad genética y funcional de rasgos. El cultivo intercalado, definido como el cultivo simultáneo de dos o más cultivos en el mismo campo durante un período de tiempo significativo, parece prometedor.

La colza de invierno y las leguminosas difieren en sus características morfológicas y capacidad para adquirir recursos.

Se sabe que el monocultivo de colza de invierno tiene una mayor capacidad de absorción de nitrógeno mineral del suelo en comparación con las leguminosas debido al rápido y profundo crecimiento de las raíces. Por el contrario, las especies leguminosas tienen un menor requerimiento de nitrógeno mineral en el suelo que las no leguminosas debido a sus grandes semillas ricas en nitrógeno, baja penetración de raíces, bajos requerimientos de nitrógeno en el suelo y capacidad para fijar nitrógeno de la atmósfera.

Además, algunas leguminosas son capaces de producir más biomasa que las especies crucíferas, lo que puede mejorar la competitividad de la luz con las malas hierbas.

La combinación de colza de invierno con leguminosas puede aumentar la diversidad de rasgos funcionales en el campo y, por lo tanto, la combinación complementaria entre especies utiliza los recursos de crecimiento (nitrógeno y luz) de manera diferente y más eficiente que el monocultivo de colza de invierno.

Por lo tanto, el cultivo intercalado puede resultar en menos nitrógeno en el suelo y menos luz disponible para las malezas. Además, la elección de especies de leguminosas que presenten características muy contrastantes con la colza de invierno debería ser un factor determinante para aumentar el éxito de esta práctica.

De hecho, existe variabilidad entre las especies de leguminosas tanto en términos de características aéreas como en su capacidad para interactuar con el nitrógeno. En general, la complementariedad en el uso de las fuentes de nitrógeno se considera uno de los principales factores que explican el aumento del rendimiento cuando se combinan cultivos.

En el presente estudio, la colza de invierno fue el cultivo principal, y las especies de leguminosas sensibles a las heladas, haba ( Vicia faba ) y arveja común ( Vicia sativa ) se introdujeron como plantas de servicio.

Se ha planteado la hipótesis de que aumentar la diversidad de características de los cultivos en los sistemas de colza mediante la introducción de especies de leguminosas sensibles a las heladas puede mejorar el control de malezas y aumentar el rendimiento de los cultivos.

Se compararon cultivos intermedios y monocultivos durante dos años en el campo en el oeste de Francia. Los experimentos de campo se llevaron a cabo en 2013/14 y 2015/16 en la estación de campo experimental de la FNAMS (Federación Nacional de Cultivos Multiplicadores de Semillas) cerca de Angers, Francia.

Los PO de invierno se sembraron simultáneamente con habichuelas o veza común sin ningún tratamiento herbicida.

Cada especie se sembró a una densidad del 50% de la densidad recomendada de un solo cultivo en hileras alternas.

Debido a los altos valores de las características aéreas de las habas (altura, área foliar y biomasa) y la fuerte competitividad por el nitrógeno del suelo cuando se combinan con la colza de invierno, se encontró que ambas especies son complementarias en el uso de recursos y, por lo tanto, menos nitrógeno y luz en el suelo. estaban disponibles para las malas hierbas.

La siembra combinada con habas pudo reducir la biomasa de malezas en un 41 % en comparación con la variante de veza.

Además, tanto el rendimiento de grano como la cantidad por planta fueron tres veces mayores cuando se combinó con haba que con monocultivo. Con una infestación alta, la presencia de habas en la colza redujo la acumulación de nitrógeno por parte de las malas hierbas en un 11 % en comparación con el monocultivo de colza. No se observaron cambios en la composición de la comunidad de malezas.

Llegamos a la conclusión de que se necesitan niveles de biomasa aérea de más de 2 toneladas por hectárea y una absorción de N del suelo de aproximadamente 80 kg por hectárea para reducir la biomasa de malezas y el contenido de nitrógeno”.

Basado en un artículo de un grupo de autores (Elana Dayub, Guillaume Piva, Steven J. Shirtliff, Joel Fustek, Genael Corr-Ellow, Christoph Naudin) publicado en el portal www.mdpi.com.

Foto de fuentes abiertas. 



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com