Mundo Agropecuario

Otro medio de: Corporación Medios Digitales del Sur

¿Por qué los tomates a menudo se enferman?




El hecho es que en la búsqueda de los criadores de frutos grandes han perdido de vista un factor importante.


“Si se ha preguntado por qué los tomates son tan propensos a las enfermedades, probablemente le interese conocer la causa principal. – Anthony P. Keenath, Profesor de Investigación en Patología de Plantas en la Universidad de Clemson en www.growingproduce.com. ¿Hay algo en el tomate que lo haga susceptible en la naturaleza, lo que los médicos llaman un defecto de nacimiento? ¿O son las condiciones climáticas durante la temporada de crecimiento las culpables?

Echemos un vistazo atrás en la historia… Los tomates fueron domesticados en el sureste de México a partir de un tomate silvestre que parece pequeños tomates cherry. El ancestro del tomate se originó en la selva amazónica del noreste de Perú y luego se extendió a la península de Yucatán en México. Y allí todavía crecen tomates silvestres, en un ambiente húmedo y lluvioso. Por lo tanto, los tomates deberían ser adecuados para crecer durante la precipitación, al parecer …

Pero entonces algo salió mal en la búsqueda de frutos grandes. Se han pedido tomates más grandes a los criadores y el tamaño promedio de la fruta ahora se ha duplicado en comparación con su pariente silvestre.

Desafortunadamente, los genes en los tomates silvestres que los hacen resistentes a las enfermedades bacterianas están en el mismo cromosoma que los genes que controlan el tamaño y el rendimiento de la fruta. En pocas palabras, el mismo cromosoma controla la resistencia y el tamaño.

Por lo tanto, los tomates de frutos grandes son tan propensos a diversas enfermedades bacterianas, incluida la marchitez bacteriana y la mancha bacteriana.

Otra causa probable de la prevalencia de las enfermedades del tomate es nuestra práctica moderna de producción intensiva.

La mayoría de los tomates en tutores se cultivan entre uno y medio y dos metros entre hileras y entre 50 y 60 cm entre plantas. Esto es muy pequeño para tomates adultos, incluso después de pellizcar, dejando solo dos ramas laterales principales.

Las frutas grandes, a diferencia de las frutas originales del tamaño de una cereza, son demasiado pesadas para que las plantas de tomate las soporten sin la ayuda de un sistema de producción basado en estacas y celdas.

La masa de follaje crea un microclima húmedo ideal para patógenos. En los días húmedos de verano o después de una tormenta, las hojas internas casi nunca se secan, lo que permite que las bacterias, los hongos y los mohos de agua, como el tizón tardío, crezcan continuamente, tal como lo hacen los patógenos en una placa de Petri en el laboratorio.

Simplemente dar más espacio a los tomates a veces es suficiente para reducir las enfermedades foliares. Entonces, en la producción orgánica, las filas de tomates se extienden a una distancia de 3,5 a 4 metros y se procesan con productos con cobre. En un jardín tradicional, se rocían fungicidas tradicionales para la prevención: cobre más mancozeb. Ambos programas de fumigación son moderadamente efectivos, por lo que, como protección adicional, es mejor cultivar tomates protegidos de las fuertes lluvias en túneles altos o invernaderos. El recubrimiento mantiene las hojas y los frutos secos y los protege de las esporas de patógenos salpicadas por la lluvia. Aunque el tomate silvestre crece en los trópicos húmedos, los descendientes modernos prosperan en ambientes naturales o artificiales más secos”.

(Fuente: www.growingproduce.com. Publicado por Anthony P. Keenath. Foto: pixabay.com).




WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com