Cómo criar 230.000 gallinas ponedoras orgánicas: la experiencia danesa


¿Cuántas hectáreas se necesitan para organizar la producción de 72 millones de huevos orgánicos por año?


Cada quinto huevo orgánico en Dinamarca proviene de la granja de Axel Mansson. Cómo funciona la producción, explica Fabian Broketter en un artículo del portal www.lid.ch.

Las granjas avícolas vienen en muchos tamaños, pero en la producción orgánica, una granja con 230.000 gallinas ponedoras es bastante rara.

En la actualidad, Mansson A/S (Aktiengesellschaft) mantiene alrededor de 230 000 pollos orgánicos, lo que la convierte en uno de los mayores productores de huevos orgánicos de Dinamarca. Uno de cada cinco huevos orgánicos en el país son suministrados por Mansson.

“La agricultura no es solo un negocio, sino también un desarrollo espiritual, que está relacionado con la agricultura orgánica. Eso es lo que hace que ser agricultor sea tan emocionante: usar sus propias experiencias para cambiar y dar forma al futuro. Quiero que toda Dinamarca practique agricultura orgánica. Sería genial que fuéramos conocidos en todo el mundo como un país orgánico”, dice Axel Mansson.

Inicialmente, Mansson se dedicaba al cultivo orgánico de hortalizas, ahora la finca cuenta con 2.000 hectáreas dedicadas al cultivo de hortalizas orgánicas. Sin embargo, poco después de iniciar un negocio de cultivo de hortalizas orgánicas, el propietario se enfrentó al hecho de que los fertilizantes orgánicos son difíciles de conseguir. Él mismo decidió cerrar esta brecha convirtiendo también su avicultura en orgánica: “Empecé a producir huevos orgánicos en 1999. Y hemos estado criando pollos de corral desde 1981, por lo que no fue difícil cambiar a la producción orgánica”.

Klaus Rasmussen, gerente de la granja de Axel Mansson, describe cómo se organiza la producción de 72 millones de huevos orgánicos por año. Se trata de 8 gallineros repartidos en un radio de 10 km: “Hay varias razones por las que nuestra producción está repartida en una superficie mayor que en otras granjas avícolas. La razón principal es que necesitamos 100 hectáreas de espacio abierto para todos nuestros pollos. Es mucho espacio. Además, al distribuir gallineros, creamos separación espacial y protección contra enfermedades”.

Cada gallinero tiene capacidad para 30.000 pollos. La parte interior se divide a lo largo de la línea central, formando dos lados. Cada lado, a su vez, está dividido en cinco compartimentos para cumplir con la normativa ecológica, que permite un máximo de 3.000 gallinas por galpón. Hay una división similar en el jardín de invierno para pájaros que caminan y en áreas abiertas. Dado que los pollos son originalmente aves del bosque, el área abierta está plantada con árboles de rápido crecimiento.

“Cada uno de nuestros 8 puntos de venta funciona como una empresa independiente, con su propio personal y equipo para cada punto de venta, su propio punto de entrega de alimentos y recolección de huevos para el supermercado. Toda la población de la finca consta de varios grupos de edad, pero con un grupo de edad por casa. Hay varias razas de gallinas, actualmente Classic Lohman y Lohman Little, y Dekalb White, y las comparamos y probamos diferentes fórmulas de alimentación con software”, dice Rasmussen.

La digitalización es una parte integral de la producción.

“A medida que el negocio crecía, nos dimos cuenta de que las hojas de cálculo de Excel habían llegado a su límite. El gran volumen de datos de las granjas avícolas nos dificultó llegar al fondo. Sí, podía encontrar el problema, pero siempre consumía mucho tiempo y la mayoría de las veces era reactivo en lugar de proactivo. Con una plantilla de 15 personas, en su mayoría expatriados, se requerían fuentes de datos estructurados e integrados para realizar un seguimiento de los parámetros de rendimiento. Tengo que confiar en los datos que provienen de los gallineros porque no puedo evaluar a todas las aves yo mismo.

Esto llevó a Manssons a invertir en el nuevo software Poultry Plan, una plataforma ERP basada en la nube que resume todos los parámetros de producción relevantes y los muestra en un tablero práctico.

Lo más importante es que el sistema nos da una alarma si algo anda mal. Ejemplo: ahora estamos alertados y podemos actuar de inmediato si el consumo de alimento y el peso del ave están fuera de rango. En el pasado, solo detectábamos problemas cuando notábamos una disminución en la producción de huevos: demasiado poco y demasiado tarde. Con el nuevo sistema, estamos más cerca de la fuente del problema. En nuestra escala de producción, la información es clave. Ya no nos centramos únicamente en los estándares de raza, sino que también comparamos rebaños individuales. Mejorar constantemente nuestro propio progreso realmente nos lleva al siguiente nivel”, concluyó Rasmussen.

(Fuente: www.lid.ch. Autor: Fabian Brocketter. Foto: Dmitry Lukyanov).



WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com