¿Cuánta agua darle a una vaca?


Además de cuidar la formulación de las raciones de alimentación correctas para el ganado (proteínas, niveles de energía y consumo de materia seca), siempre es necesario controlar la cantidad de agua que bebe una vaca para proporcionar a los animales agua fresca, limpia y de calidad. Dar de beber a las vacas no es una tarea tan sencilla como podría parecer a primera vista, existen muchas variables que inciden directamente en la salud y productividad de los animales.


De manera simplista, se cree que las vacas lactantes necesitan de 4 a 4,5 litros de agua de calidad por kilogramo de leche que producen, de 100 a 150 litros por día se beben en varios enfoques, dependiendo de la productividad del animal y el clima. 

Una cantidad suficiente de agua limpia contribuye a la función ruminal normal, el alto consumo de alimento, la digestión y la absorción de nutrientes. El agua también mantiene el volumen sanguíneo, suple las necesidades de los tejidos del cuerpo y constituye aproximadamente el 87 por ciento de la leche de vaca. La falta de agua o el agua de mala calidad limita la producción de leche y provoca problemas de salud. 

VER: ¿Cuánta leche pierde una vaca bajo estrés por calor?

Una serie de factores entran en juego al evaluar cuánta agua darle a una vaca. Los alimentos en sí mismos contienen algo de agua, y la oxidación de ciertos nutrientes en los alimentos también da como resultado la formación de agua. Los alimentos como el ensilaje, la chuleta verde o el pasto tienden a tener un alto contenido de humedad, mientras que los granos y el heno tienen un bajo contenido. Cuando el ganado se alimenta con una dieta con un alto contenido de agua, se reduce el consumo de agua.

El requerimiento mínimo de agua de los bovinos refleja la cantidad necesaria para el crecimiento corporal, fetal o de lactancia, así como la cantidad necesaria para reponer lo que se pierde en las excreciones fisiológicas. 

VER: El estiércol de conejo como fertilizante y su diferencia con el estiércol de vaca: un juego de frío o calor

La necesidad de agua depende de la temperatura ambiente, la clase de ganado y el peso. La demanda de agua aumenta con el aumento de la temperatura. En vacas lactantes, los requerimientos son el doble que en vacas secas. Una vaca seca bebe alrededor de 50 litros por día, lactando, de 100 litros, en calor, 110 litros por día. Los toros también tienen un mayor requerimiento diario de agua que las vacas secas. 

La cantidad de agua que puede beber una vaca lactante depende de la frecuencia con la que beba. Por lo general, bebe de 15 a 20 litros de agua por visita al bebedero. Al mismo tiempo, el agua debe ser fresca y limpia sin estiércol, suciedad y otros desechos es muy importante.

VER: Caso atípico de ‘enfermedad de las vacas locas’ detectado en EE. UU.

Las vacas tienen un consumo máximo de agua en los momentos en que el consumo de alimento es más alto. Cuando sea posible, las vacas alternan entre alimentación y agua potable. Idealmente, la vaca debe tener agua fresca y limpia siempre que consuma alimento. Además, las vacas suelen buscar agua después del ordeño: por lo tanto, se recomienda tener suficientes fuentes de agua en los lugares donde las vacas están después del ordeño. 

Las posibles razones de la ingesta insuficiente de agua son el mal funcionamiento de los propios bebederos (válvulas oxidadas o presión insuficiente en el sistema, voltaje perdido), acceso deficiente a ellos (superficies resbaladizas, sucias, vacas abarrotadas). Con respecto al voltaje perdido, los estudios muestran que las vacas expuestas a corriente alterna por encima de medio voltio se negaron a beber. 

VER: Dientes sanos gracias al ‘efecto lavadora’: una investigación explica la abrasión dental en las vacas

La calidad del agua debe mantenerse bajo estricto control. El agua de mala calidad será muy ácida o alcalina, con sulfuro de hidrógeno (olor a huevo podrido) o sabor metálico a hierro, con un alto contenido de sólidos disueltos. 

En el agua sucia hay bacterias coliformes del estiércol, crecen algas. El agua de los becerros debe estar libre de bacterias coliformes y las bacterias coliformes deben ser menos de 10 por cada 100 mililitros para el ganado adulto. La base elevada alrededor de los tanques de bebida ayuda a minimizar la contaminación por estiércol. Es muy importante limpiar los tanques de agua y los comederos para evitar la acumulación de alimento viejo y otros desechos. El tratamiento antibacteriano del agua generalmente no afecta negativamente a los animales.

VER: Vacas Felices en la Agricultura Ecológica: Retos y Soluciones

El agua con un pH inferior a 5,5 (ácida) exacerba los problemas asociados con la acidosis leve, como:

  • reducción en la producción de leche,
  • porcentaje reducido de grasa láctea,
  • bajas ganancias diarias
  • riesgo de infertilidad, enfermedades infecciosas y metabólicas,
  • aumento de la matanza de vacas.

El agua alcalina (pH superior a 8,5) puede provocar problemas asociados con la alcalosis leve, como la deficiencia de aminoácidos y vitaminas B, así como síntomas similares a la acidosis leve. Cuando las vacas beben agua alcalina, es más probable que las dietas ricas en alfalfa, tampones y minerales contribuyan a una alcalosis leve.

La baja ingesta de agua provoca deshidratación, estreñimiento, estiércol sólido además de una reducción de la producción de leche. El ganado comenzará a beber agua de los charcos que contienen orina, que está plagada de brotes de enfermedades intestinales. Sin embargo, si está proporcionando suficiente agua y las vacas todavía están buscando charcos de orina, tenga en cuenta que la falta de sal, potasio y proteína cruda en la dieta puede estar causando este comportamiento.

VER: Israel producirá leche de vaca sin la utilización de animales

La ingesta excesiva de agua se observa comúnmente en terneros alimentados previamente con sustitutos de la leche, que a menudo beben hasta tener el vientre hinchado. 

El consumo de agua solo debe medirse en el propio comedero para determinar con precisión la cantidad de agua disponible para el animal. Los medidores de agua se pueden comprar a los distribuidores de suministro de agua y luego se pueden usar para medir el flujo de agua en las líneas que conducen a los bebederos. Los datos deben recolectarse durante un período de 5 a 10 días, luego el promedio resultante debe compararse con los datos típicos para animales específicos en un período específico de su vida.

Por lo tanto, los suministros de agua para ganado deben analizarse regularmente para coliformes, pH, nitratos y nitritos, y recuentos totales de bacterias, especialmente si se sospechan problemas de calidad del agua.

VER: Una explosión en Texas mató a 18.000 vacas, la mayor cifra registrada en un incidente de este tipo

No debe haber más de 20 vacas por bebedero en un establo suelto o área de espera. Los bebederos, como los comederos, deben ser convenientes y de fácil acceso para el ganado. Las vacas lactantes deben estar cerca de una fuente de agua, especialmente durante épocas de estrés por calor o frío extremo.

No podrá alcanzar el máximo rendimiento en vacas y terneros si no se satisfacen por completo las necesidades de calidad y consumo de agua. Si se sospechan problemas de calidad del agua, su veterinario o profesional de la salud bovina puede recomendar e interpretar las pruebas que puedan ser necesarias.